Justicia chilena desclasifica 407 fichas sobre desaparecidos

SANTIAGO DE CHILE (EFE).- Familiares y organizaciones de memoria y derechos humanos celebraron hoy la desclasificación de 407 fichas del archivo encontrado hace tiempo en la Colonia Dignidad, correspondientes a detenidos desaparecidos y ejecutados durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) en Chile.

Las fichas, según los familiares, corresponden a víctimas de la dictadura que antes de desaparecer o ser asesinados fueron vistos por otros prisioneros en distintos centros de reclusión o tortura de la policía secreta de la dictadura.

Hasta ahora, el juez que lleva la causa, Jorge Zepeda, había negado el acceso al informe a las partes litigantes en los procesos contra Dignidad, e incluso puso el documento bajo el amparo de la Ley de Inteligencia Nacional, considerándolo “secreto de Estado”.

Juan René Maureira, de la agrupación Londres 38, señaló a los periodistas que “cuando se trata de crímenes de lesa humanidad las convenciones internacionales y las organizaciones de derechos humanos hemos señalado que no puede haber secreto de Estado ni menos invocar razones de seguridad nacional”.

Las fichas entregadas por el juez Zepeda corresponden a 229 personas que estuvieron la Villa Grimaldi, 93 en Londres 38, otras 59 en José Domingo Cañas y 26 en la cárcel clandestina conocida como “Venda Sexy”, todos ellos centros de detención y tortura, que permanecen como detenidos desaparecidos o fueron ejecutados por la DINA (policía secreta de Pinochet).

Margarita Romero, representante de la Mesa de Trabajo de Colonia Dignidad, comentó que “estamos convencidos que en estas fichas podremos encontrar información que nos permita esclarecer cual fue el destino final de detenidos desaparecidos”.

“Sin embargo, tenemos que señalar que las fichas incautadas en Colonia Dignidad fueron 39 mil y estamos recibiendo recién 407. Eso significa un mínimo porcentaje”, lamentó Romero.

La Colonia Dignidad, creada en 1961 por el exsubficial nazi Paul Schaefer, fue descrita como “un Estado dentro de otro Estado” por el expresidente Patricio Aylwin, debido a la impunidad con que actuaban sus dirigentes.

La “Sociedad Benefactora Villa Baviera”, como la llamaban sus cabecillas, actuaba al margen de las leyes chilenas, sin que ningún gobierno anterior a 1990 lograra mellar los secretos ocultos en sus 16 mil hectáreas de extensión.

Después se conoció que el lugar fue usado para torturar y asesinar a opositores a Pinochet y que Paul Schaefer era un pederasta que violó y abusó de decenas de niños.

Al morir en prisión en 2010, Schaefer estaba condenado a casi 30 años de cárcel por las violaciones de niños y por poseer un arsenal de armas de guerra y químicas.

El informe recuperado desde un allanamiento a Colonia Dignidad ha sido negado incluso al Consejo de Defensa del Estado, querellante en los juicios contra los alemanes por crímenes de lesa humanidad, estafa, fraude al fisco, evasión tributaria, violación, tenencia ilegal de armas y productos químicos mortales, contratos simulados y contrabando.

Según las fuentes, una parte del archivo consiste en cintas con filmaciones y fotografías de personalidades públicas manteniendo relaciones sexuales con menores.

Un sacerdote que pidió no ser identificado y que hace algunos años recibió esta información en confesión, dijo a Efe que el feligrés le reveló que esa era una de las formas en que los alemanes ejercían chantaje a cambio de protección.

Según datos oficiales, unos 4,500 prisioneros políticos pasaron por Villa Grimaldi entre 1973 y 1977, de los que 229 figuran aún en las listas de detenidos desaparecidos.

A la DINA se le atribuye la mayoría de las violaciones de los derechos humanos cometidas en Chile durante la dictadura de Augusto Pinochet, período en que unas 3,200 personas murieron a manos de agentes del Estado, de las cuales unas 1.192 están aún desaparecidas.



Volver arriba