Grupos de exiliados cubanos abogan por la abolición del embargo económico

MIAMI (EFE).— Diversas organizaciones del exilio cubano reunidas hoy en Miami para analizar “los cambios importantes” ocurridos en los últimos años entre EE.UU. y Cuba abogaron por la supresión del embargo económico a la isla, con el fin de potenciar el comercio bilateral y restablecer una “relación normal” entre ambos países.

Arturo López-Levy, directivo de la entidad Cuban Americans for Engagement (CAFE), organizadores del encuentro, aseguró a Efe que “una mayoría de cubanos residentes en Estados Unidos se opone a la política de embargo y aboga por políticas de diálogo e intercambio con Cuba”.

En palabras de López-Levy, con el bloqueo económico a la isla el gobierno de Estados Unidos está llevando a cabo “una política ilegal” que contraviene el derecho internacional y ha sido condenada por la Asamblea de las Naciones Unidas.

El representante del exilio, y profesor del Mills College de Oackland (California), añadió que la medida es “immoral” y “contraproducente para la promoción de derechos humanos en Cuba, al hacer más difícil los procesos de cambio económico y reforma política” que se podrían producir en el país.

Resaltó que el bloqueo perjudica a la sociedad cubana, dado que propicia “sanciones en torno a los alimentos, medicinas y dificultades para el estudio”.

Junto a otras entidades cubanoamericanas, entre ellas la Fundación para la normalización de las relaciones entre EE.UU. y Cuba (Fornorm) y Generación Cambio Cubano, la organización CAFE celebró hoy una conferencia para abordar las relaciones entre ambas naciones en la segunda administración de Obama.

Durante la jornada, Arturo López-Levy instó al ejecutivo de Estados Unidos a retirar a Cuba de la lista de países terroristas, a la vez que cuestionó que la isla sea vista como “una amenaza a la seguridad” en vista de la reforma económica que viene aplicando el Gobierno cubano.

“Si queremos que mejoren los derechos humanos en Cuba tenemos que hacer un análisis realista. Y un análisis realista dice que Cuba no es país terrorista, es un país en cambio. Y hay que tener una política apropiada para ese proceso”, resaltó.

Para Cuban Americans for Engagement, la supresión del embargo “desactivaría muchas de las preocupaciones y escepticismos que hay en torno a una relación normal con Estados Unidos”.

Hugo Cancio, un cubano que emigró a Estados Unidos hace 33 años, considera que “los cubanos tenemos que organizarnos para buscar los caminos que nos lleven a la reconciliación nacional” y fomentar así el diálogo entre “el país natal y el país adoptivo”.

Cancio, que dirige la fundación cubanoamericana “Generación Cambio Cubano” y edita la revista On-Cuba, remarcó que las políticas estadounidenses “afectan” mayormente “al cubano de a pie” y no al gobierno de Raúl Castro, por lo que “hay que fomentar un cambio de mentalidad” para suprimir una “política de más de 50 años que ha sido incoherente”.

Para los representantes de estas organizaciones, si se aboliera el embargo cubano los cambios “no serían inminentes y formaría parte de un proceso” que demandaría el compromiso de toda la sociedad cubana, incluido el exilio.




Volver arriba