Gobierno Chile sella histórico acuerdo pone fin a sistema electoral binominal

Gobierno Chile sella histórico acuerdo pone fin a sistema electoral binominal

Michelle Bachelet

SANTIAGO DE CHILE (EFE).- El Gobierno de Michelle Bachelet alcanzó hoy un histórico acuerdo político con parlamentarios independientes y de la oposición para reformar el sistema electoral binominal vigente desde 1990, considerado una herencia de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

El acuerdo fue alcanzado tras diversas reuniones sostenidas hoy en el Palacio de la Moneda, sede del Ejecutivo, por el ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo y la ministra secretaria general de la Presidencia, Ximena Rincón.

Los legisladores que votarán en el Parlamento a favor de esta reforma son la senadora Lily Pérez y los diputados Pedro Browne, Joaquín Godoy y Karla Rubilar, de la formación conservadora Amplitud, y los diputados independientes Giorgio Jackson, Alejandra Sepúlveda y Vlado Mirosevic.

Al término de las reuniones, la ministra Rincón anunció que en las próximas horas el Ejecutivo presentará algunas enmiendas al proyecto de ley, que actualmente se tramita en la Cámara baja.

“Esta es la segunda oportunidad en que gracias al respaldo de Amplitud y los independientes emprendemos una reforma política importante”, recordó la ministra encargada de las relaciones con el Parlamento.

La primera fue la que hará posible que a partir de las próximas elecciones puedan votar los chilenos que residen en el extranjero.

“Con ésta (otra) vamos a materializar el término al sistema electoral binominal, para dar paso a un sistema representativo, que sea construido con las fuerzas de todos los sectores políticos”, enfatizó.

El sistema electoral binominal vigente desde 1990, establece la elección de dos cargos parlamentarios por cada distrito o circunscripción y una lista, para elegir ambos, necesita obtener más del 66 % de los votos, mientras que a la minoría le basta un 33 % para ganar uno de los cargos.

Considerado una herencia de la dictadura, para la derecha conservadora el sistema ha asegurado una gran estabilidad, sin embargo para los partidos de la coalición oficialista de centroizquierda, la iniciativa permite la pervivencia de la estructura política y económica diseñada por Augusto Pinochet (1973-1990).

Considerado por la presidenta Michelle Bachele” como una espina clavada en el centro de la democracia”, la mandataria decidió reemplazar el sistema binominal por uno proporcional, que contempla la ceración de más distritos y circunscripciones y entrega oportunidades a los partidos minoritarios.

La iniciativa establece aumentar de 120 a 155 el número de diputados y de 38 a 50 el de senadores, y fijar un esquema de cuotas para que al menos un 40 % de los postulantes al Congreso sean mujeres.

Al Gobierno le encantaría que se sumen el máximo de fuerzas, como Renovación Nacional (derecha), porque vamos a acabar con un sistema político injusto”, recalcó este lunes a los periodistas la ministra Rincón.

Renovación Nacional propugna que no se suba de 144 diputados, ni de 46 senadores, lo cual ha complicado la posibilidad de alcanzar un acuerdo con el Gobierno.

La nueva ley implicará un nuevo mapa de los distritos electorales, el aumento de parlamentarios para hacer más igualitario el voto a nivel nacional y la iniciativa para promover la participación política de las mujeres.

También prevé reducir la cantidad de firmas para constituir un partido político, los requisitos para que estos puedan constituirse a nivel nacional y también para la inscripción de candidaturas independientes.

La propuesta además reduce el límite de gasto electoral en campaña, y abre la posibilidad de seguir trabajando en otras mejoras al sistema político, entre ellas, la financiación de los partidos, control del gasto y mayor transparencia.

Ante los reparos que ha provocado la iniciativa en la oposición y en algunos sectores del oficialismo, el Gobierno ha asegurado que el aumento en el número de parlamentarios no generará gastos adicionales para el Estado.




Volver arriba