Fujimori permanecerá hospitalizado por hipertensión

LIMA, Perú (EFE).- El expresidente peruano Alberto Fujimori permanecerá hospitalizado hasta mañana por hipertensión, después de asistir a una audiencia pública por el juicio que se sigue en su contra a causa del presunto desvío de fondos realizado a través del pago a diarios sensacionalistas para su reelección en el 2000.

Su letrado, William Castillo, declaró a los periodistas que el diagnóstico médico requiere que Fujimori, de 75 años, sea monitoreado por lo menos 24 horas, después de haber presentado un alza en su presión arterial.

“La salud de Fujimori está ahora controlada y los picos de hipertensión han sido controlados” en el hospital del distrito de Ate Vitarte, el mismo donde se encuentra el penal policial en el que cumple su sentencia de 25 años de prisión por delitos de lesa humanidad, según indicó el abogado en los exteriores del centro médico.

Castillo agregó que inicialmente se pensaba trasladar al exmandatario a otra clínica por la “crisis hipertensiva descontrolada” que tuvo, pero que los médicos indicaron que era mejor que no se moviera del lugar.

Castillo atribuyó la crisis de hipertensión a que la audiencia tuvo “una carga emotiva para él, porque no lo dejan hablar y siente que le están cercenando sus derechos”.

Fujimori está siendo procesado por la Cuarta Sala Penal Liquidadora por su supuesta participación en el desvío de 122 millones de soles (unos 43 millones de dólares) de las Fuerzas Armadas para financiar su campaña a la reelección mediante el pago a diarios sensacionalistas.

El expresidente (1990-2000) es el último procesado en este caso, por el que en 2005 ya se condenó a 29 personas, entre ellas a ocho años de prisión a su principal asesor, Vladimiro Montesinos, y a los exgenerales Elesván Bello y José Villanueva por los delitos de peculado (mal uso de fondos públicos) y asociación ilícita para delinquir.

Durante la audiencia de hoy, la sala que lo procesa rechazó el pedido de recusación presentado por el abogado del exmandatario contra la jueza Aissa Mendoza, esposa del exfiscal Avelino Guillén, quien llevó la acusación contra Fujimori en el juicio por delitos de lesa humanidad que en 2009 determinó su condena a 25 años de cárcel.

La sala, presidida por Victoria Sánchez, tenía previsto interrogar hoy al excomandante general del Ejército José Villanueva, pero éste se negó a declarar a pesar de haber sido conminado por las juezas y los fiscales a hacerlo.

La audiencia fue suspendida hasta el próximo jueves, en el que debe acudir el contralmirante retirado Humberto Rozas Bonucelli, exjefe del Servicio de Inteligencia Nacional (SIN).

El procurador anticorrupción Christian Salas aseguró a los periodistas que Villanueva declaró con anterioridad que Montesinos era la persona que le solicitaba la desviación de fondos del Ejército para el SIN, dirigido en la sombra por el exconsejero.

“Ante ello, Villanueva señaló que le hizo unas consultas al expresidente Fujimori y él le ratificó esas decisiones”, afirmó Salas.

“Esa decisión de Fujimori evidencia su injerencia en el desvío de fondos”, remarcó el procurador al término de la audiencia.




Volver arriba