Fujimori es trasladado a hospital para ser operado por leucoplasia

LIMA (EFE).— El sentenciado expresidente peruano Alberto Fujimori fue trasladado hoy de su centro de reclusión al Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas (INEN) para ser sometido a una operación por una leucoplasia en la lengua, según informó su abogado William Castillo.

Fujimori, de 75 años, tiene “una leucoplasia avanzada de origen cancerígeno” en la lengua, el mismo lugar en el que fue operado en 1997 y donde ha tenido lesiones recurrentes en los últimos años, recordó Castillo en diálogo con Radio Programas del Perú (RPP).

El letrado informó que el exmandatario (1990-2000) va a estar internado cinco días aproximadamente porque la operación es “sumamente delicada” dado que el tejido de la cavidad bucal había quedado débil.

“Esperamos que todo salga bien”, expresó Castillo, que representa a Fujimori en el juicio por el presunto desvío de fondos a diarios populares en 2000 que afronta actualmente.

Fujimori salió de su centro de reclusión en la Dirección de Operaciones Especiales (Diroes) de la Policía Nacional esta tarde (hora local) en una ambulancia para ser conducido al INEN, ubicado en el distrito de San Borja.

Su médico de cabecera y legislador Alejandro Aguinaga informó previamente a RPP que mañana Fujimori sería sometido a las pruebas pre-operatorias y que la cirugía se realizará probablemente el miércoles.

El exmandatario cumple su sentencia de 25 años de cárcel en un cuartel policial al este de Lima por los delitos de homicidio calificado, lesiones graves y secuestro agravado de 25 personas por los casos Barrios Altos (1991) y La Cantuta (1992).

Asimismo, por los secuestros del periodista Gustavo Gorriti y del empresario Samuel Dyer, tras el “autogolpe” de Estado que dio en abril de 1992.

En junio pasado, el actual presidente de Perú, Ollanta Humala, denegó un pedido de indulto humanitario a Fujimori, al tomar en cuenta las recomendaciones de una comisión especial que evaluó el caso y señaló que no presentaba una enfermedad terminal ni transtornos mentales graves.




Volver arriba