Entregan cadáver a familia de niño migrante

GUATEMALA (AP).- El cuerpo de Gilberto Francisco Ramos Juárez, el adolescente de 15 años que murió en el desierto de Texas al tratar de llegar a Estados Unidos solo, fue entregado el viernes a su familia en la ciudad de Guatemala.

“Estoy preocupado, bien triste por la muerte de él. Estoy aquí para recibirlo”, dijo su padre Francisco Ramos, quien llegó acompañado de sus hermanos.

El padre del adolescente viajó desde San José Las Flores, a unos 320 kilómetros al oeste de la capital, para recibir el cuerpo que llegó en la madrugada en un vuelo comercial. “Pensamos velarlo unas horas, (la esposa no vino con él) porque se encuentra muy enferma”, dijo Ramos.

El cuerpo de Ramos Juárez fue enviado desde Texas en un vuelo de carga. Funcionarios entregaron el cadáver a su padre en una pequeña capilla instalada en una aduana comercial cerca del Aeropuerto La Aurora en Guatemala.

Ramos Juárez se convirtió en el primer adolescente muerto en la oleada de niños y adolescentes que viajan solos con la idea de migrar hacia Estados Unidos, lo que el propio presidente estadounidense Barak Obama calificó de “crisis humanitaria”.

Con mucho esfuerzo la familia logró hacer un pequeño nicho en el cementerio de San José Las Flores, con la ayuda de otro hijo que vive en Chicago, donde Gilberto tenía previsto llegar.

El padre del menor recordó que en el viaje de su hijo invirtieron 20,000 quetzales (unos 2,500 dólares) que la familia aún debe pagar.

El cadáver del adolescente viajara unas 9 horas hasta llegar a San José las Flores, su familia planea velarlo la noche del viernes para enterrarlo el sábado en horas de la mañana.

“Era su decisión… Él se fue por la pobreza, porque quería ayudar en la medicina de su mamá, era una oportunidad”, dijo el tío, Catarino Ramos Juárez. Dijo que en Guatemala una persona puede ganar hasta 30 quetzales (unos 3.4 dólares) por un día de trabajo de entre 7 y 9 horas.

Francisco Ramos destacó las carencias de la zona donde viven. “Lo que la comunidad necesita es la carretera y otras ayudas más porque somos muy pobres”, expresó.

El ministro de Gobernación de Guatemala, Mauricio López Bonilla, informó esta semana que la migración de niños aumentó un 300% en los últimos tres años.

Gil Kerlikowske, comisionado de Protección de Aduanas y Fronteras de Estados Unidos, agregó en una cita ante el Senado que unos 57,000 niños -procedentes en su mayoría de Guatemala, Honduras y El Salvador- han llegado a Estados Unidos este año.

Según las autoridades, los niños viajan tratando de librarse de la pobreza y la violencia en los países centroamericanos o buscando reunirse con familiares que ya viven en Estados Unidos.- SONIA PEREZ D.




Volver arriba