Empresas privadas advierten imposibilidad de incrementar salarios

 

CARACAS (Notimex).- 2014 será un año conflictivo desde el punto de vista laboral, debido a la imposibilidad de las empresas de cumplir con los incrementos salariales superiores a los que están en capacidad de entregar, aseguró hoy el empresario Rafael Alfonzo.

‘Ello tiene su origen en un marco legal excesivamente restrictivo que no incentiva la producción y mucho menos el empleo’, precisó Rafael Alfonzo Hernández, ex presidente de la Cámara Venezolana de la Industria (Conindustria), en diálogo que sostuvo con Notimex.

Alfonzo destacó que de cada diez empresas que existían en el país, cuatro cerraron sus puertas y otras debieron establecerse en Colombia, Miami y Brasil, imposibilitadas de soportar excesivos controles y un marco jurídico desconectado de la realidad económica.

‘Empresas atadas a empleados con poco compromiso o con un elevado ausentismo como consecuencia de la inamovilidad laboral vigente desde 2002, aún sobreviven y son parte de ese escenario real caracterizado por la improductividad’, afirmó Alfonzo.

Resaltó que Fedecamaras, gremio que agrupa a los empresarios venezolanos, denunció recientemente que la ausencia laboral, producto de este decreto de inamovilidad, se ubica en 30 por ciento, lo que en opinión de ese organismo resulta ‘intolerante’.

‘Aparte de la inamovilidad, la nueva Ley del Trabajo deja espacios vacíos que al final se convierten en el cultivo ideal para que haya corrupción en los procesos administrativos que se tengan que cumplir a través de las inspectorias del trabajo’, resaltó.

Alfonzo dijo que el ausentismo de los trabajadores podría revertirse si la inamovilidad laboral se sustituye por la estabilidad numérica, es decir manteniendo un número reducido de empleados, pero los que más producen, así trabajadores y empresas serían más productivos.

‘Es necesario también que las inspectorías del trabajo sean más objetivas en la calificación de los despidos y se trasladen a las fábricas para que constaten que existe personal que no cumple con sus responsabilidades ni con los niveles productivos deseados’, añadió.

Denunció que además la existencia de trabajadores inmiscuidos en delitos comprobados a quienes no se les ha calificado el despido, mientras que en otros casos la inamovilidad ha traído consigo el llamado ‘presentismo’.

‘Esto significa que muchos empleados aunque asisten a su trabajo permanecen de brazos caídos’, aseguró finalmente el ex dirigente gremial.

 




Volver arriba