Ejército: Legal la fachada de la central de inteligencia en Bogotá

BOGOTÁ, Colombia (Notimex).- La Inspección General del Ejército de Colombia aseguró que ‘la creación de la fachada ‘Buggly Hacker’ fue legal en su misión de hacer inteligencia para las Fuerzas Militares.

En un comunicado difundido en las últimas horas por el ministerio de Defensa, el ente investigador castrense, sostuvo que las actividades de interceptación de las comunicaciones se fundamentaron en la Constitución Política de Colombia.

La central de inteligencia, ubicada en una zona comercial de Bogotá y denunciada recientemente por la revista Semana, interceptó las comunicaciones de los negociadores del gobierno con las guerrillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en La Habana, Cuba.

El centro de inteligencia, también habría realizado espionaje a dirigentes políticos de oposición, defensores de derechos humanos y medios de prensa nacional e internacional como son las agencias de prensa, que tienen base en Bogotá y La Habana.

El reporte de la Inspección General del Ejército señaló que en la central de inteligencia “siguieron lineamientos de las “directivas, reglamentos y el “Manual de Manejo de Redes e Informantes” EJC-2-12 de clasificación RESERVADO, el cual se refiere a la ‘fachada’ y a la ‘historia ficticia”.

El funcionamiento de la central de inteligencia “estaba soportado en órdenes de operaciones emitidas por el Comandante del Batallón de Inteligencia Técnica No 3″.

De acuerdo al informe de la Inspección General del Ejército, en la fachada se “utilizaron rubros que están autorizados por la ley, respaldados en la normatividad legal vigente y se encuentran con los debidos soportes”.

El personal adscrito a la central de inteligencia ratificaron “en que en ningún momento adelantaron interceptaciones de comunicaciones, fueron reiterativos en indicar que en la ‘fachada’ no realizaron actividades ilícitas”.

Sin embargo, aclaró que corresponderá “a la Fiscalía General de la Nación, Justicia Penal Militar y a la Procuraduría General de la Nación, evaluar la veracidad de esas manifestaciones”.

El informe apuntó que “luego de un análisis minucioso de la situación, se puede concluir que se presentaron errores de procedimiento y de contrainteligencia en el manejo de la fachada para proteger el secreto de la operación”.

Advirtió que ‘personas ajenas al proceso tuvieron conocimiento del funcionamiento de la fachada. Esto evidencia fallas de control y supervisión”.




Volver arriba