Disturbios en la cárcel de Paraguay tras huelga de guardias

Disturbios en la cárcel de Paraguay tras huelga de guardias

1 / 4


Un grupo de miembros de la Policía Nacional ingresan, a la cárcel de Tacumbú, en Asunción.- (EFE)
Un grupo de los internos se manifiesta en la cárcel de Tacumbú, en Asunción, Paraguay.- EFE
Un grupo de miembros de la Policía Nacional ingresan, a la cárcel de Tacumbú, en Asunción.- (EFE)
Un grupo de los internos se manifiesta en la cárcel de Tacumbú, en Asunción, Paraguay.- EFE


ASUNCIÓN, Paraguay (EFE).- Los internos de Tacumbú, la principal cárcel de Paraguay, se amotinaron hoy al quedarse solos debido a una huelga de funcionarios de prisiones, según dijo a Efe un portavoz de la ONG Remar, que trabaja de forma permanente en el recinto.

Las visitas de familiares se han suspendido debido a la huelga que mantienen desde esta madrugada los guardias, que reclaman que les devuelvan sus beneficios sociales y el pago del aguinaldo.

“No hay funcionarios, han estado asaltando el pabellón de la tercera edad, entraron, rompieron las puertas y las rejas de la entrada”, dijo a Efe Pedro Pastora, titular de la ONG Remar, que gestiona uno de los módulos más pobres del penal.

“Ahora Tacumbú está sin ley. La cosa está brava. Están desmontando todos los enrejados metálicos para fabricar armas. Hay asaltos, se han llevado todas las computadoras de la iglesia, lo de las cantinas. No queda nada. Los presos están solos”, añadió.

Por su parte, el director de Institutos Penales, Francisco Quiñónez, dijo “que la participación en la huelga es de un 30 %”, y que la situación está bajo control en la prisión que alberga a unos 4,000 presos cuando su capacidad es de unos 1,500.

La Policía Nacional custodia el perímetro de la cárcel, pero no el interior.

“Estresante, todo desastre, tierra de nadie, el mas fuerte sobrevive acá”, dijo por vía telefónica a Efe el interno Marcos Rojas, de 25 años.

“Los portones de los guardacarcel se llevaron. Entraron 20 personas al pabellón de Remar pero los expulsamos. Todos los pabellones fueron asaltados”, añadió.

Rojas pidió al Ministerio de Justicia que medie para que la huelga termine.

Quiñonez informó a la emisora de radio Cardinal del fallecimiento de un recluso a causa de un infarto, mientras que otro sufrió una herida de arma blanca y fue llevado a urgencias.

Según Remar, los reclusos que duermen en los pasillos y patios del centro, conocidos como “pasilleros”, atacaron a los que tienen celdas.

El Sindicato de Trabajadores de Seguridad Penitenciaria de Paraguay convocó la huelga que empezó anoche para reclamar el pago de beneficios que, según ellos, el Gobierno eliminó, informó a Efe su secretario general, Juan Velázquez.




Volver arriba