Decretan luto nacional

Contrabando de gasolina en una tragedia carretera

1 / 2


Policías llevan bolsas con los restos de las personas que murieron en un accidente de autobús en Colombia
La tragedia carretera causó conmoción en habitantes de Fundación


BOGOTÁ, Colombia (Notimex y AP).- El presidente, Juan Manuel Santos, decretará duelo nacional por la muerte de 31 menores calcinados el domingo, cuando se incendió el autobús en que viajaban por una carretera del norte del país.

Al visitar a las familias de los niños que perecieron en el siniestro, Santos manifestó que “es imposible mitigar ese dolor que están sintiendo ustedes, pero lo que podamos hacer para ayudarlos, ahí estaremos, a eso hemos venido, simplemente a expresarles nuestras condolencias”.

El jefe de Estado anunció que el gobierno se ocupará de los gastos de las honras fúnebres y también “estará pendiente de todos los que están en este momento siendo atendidos en el hospital”.

Pidió a las familias fortaleza para superar el trauma.

“Siempre recordaremos a esos niños y tengan la seguridad, nuevamente, que estaremos al lado de ustedes. De manera que fortaleza y que Dios los proteja a todos ustedes y a estos niños allá en el cielo”, subrayó el mandatario.Santos informó que instruyó al director de la Policía, general Rodolfo Palomino, para que se acelere la investigación sobre las causas de esta tragedia.

Las autoridades indagan versiones según las cuales el autobús llevaba gasolina de contrabando al momento de estallar en llamas.

Mientras, el hombre que conducía el autobús se encuentra detenido y será llevado por la Fiscalía ante un juez para que responda por su presunta responsabilidad.

“Se está esperando que se fije hora y lugar para la diligencia de imputación de cargos”, dijo Luz Estella Durán, alcaldesa de Fundación, en el departamento de Magdalena y a unos 665 kilómetros al norte de Bogotá. La funcionaria indicó que es probable que la diligencia judicial no se realice en el municipio de Fundación para evitar eventuales problemas de orden público.

Versiones extraoficiales indican que el conductor habría manipulado gasolina en el interior del vehículo que se incendió en Fundación. “Esa es una versión que se maneja acá por parte de las personas que estuvieron cerca (del accidente) y de los niños que están en los hospitales de Fundación: se dice que había una caneca (de gasolina) dentro de la buseta y que habría sido manipulada, pero el tema como tal por parte de las autoridades no es oficial”, explicó la alcaldesa. “El conductor del bus, antes del accidente, habría realizado la conversión de gas a gasolina del vehículo, mientras los niños se encontraban al interior del mismo. No obstante, las causas de la explosión son objeto de investigación”, señaló la Fiscalía.

El penalista Jesús Albeiro Yepes informó que el conductor podría verse incurso en el delito de homicidio culposo agravado y permanecer en prisión ocho años.

Otras 20 personas resultaron heridas. De ellas, al menos nueve están graves.

Según el general Carlos Mena, comandante de la Policía de Carreteras, el chofer no tenía el seguro obligatorio ni licencia de conducir, además de que había sido multado en varias ocasiones.

Mena dijo que el conductor se encuentra bajo custodia de la policía, en un sitio que no precisó, a la espera de ser llevado ante un juez de garantías para que eventualmente sea afectado con una medida de detención preventiva. Todos los cadáveres fueron llevados a la ciudad de Barranquilla, 700 kilómetros al norte de la capital colombiana. Los familiares de las víctimas serán trasladados a esa localidad para que con base en pruebas de ADN les sean entregados los cuerpos, agregó Mena. “Tengo roto mi corazón… murió mi nieta y seis sobrinos y resultaron heridos dos sobrinos más’”, dijo por teléfono a AP Nelson Tapias, un comerciante de 54 años. El abuelo de Luisa Fernanda Tapias, una de las víctimas, recordó que a sus familiares “los recogieron antes de las nueve de la mañana en el bus que hacía el recorrido para llevarlos al culto y cuando regresaban pasó lo que pasó’”. Los familiares muertos de Tapias tenían entre uno y 12 años. “No sabemos qué fue lo que paso con este bus. Según nos informan se quedó sin gasolina y al parecer cuando lo estaban llenando con gasolina hubo una chispa y luego una explosión’”, dijo Tapias. Manuel Solís, un vendedor de fruta de 54 años, dijo que en el accidente murió su nieto de ocho años. “Lo más insólito y doloroso es que Jesús era la primera vez que iba al culto”. Durán explicó que “los niños fueron invitados a una escuela dominical donde los adultos se dedican al rito religioso y los niños reciben actividades lúdicas y reciben explicaciones sobre la Biblia”. Una vez terminada la actividad, el objetivo era trasladar a los niños a sus lugares de origen “y ahí fue la tragedia’”, agregó.




Volver arriba