Cuarto día de huelga en el metro de Sao Paulo

Cuarto día de huelga en el metro de Sao Paulo

SAO PAULO, Brasil (AP).- Los trabajadores del metro en Sao Paulo comenzaron el domingo el cuarto día de una huelga que ha interrumpido el servicio en más de 30 estaciones en la ciudad que acogerá el partido inaugural de la Copa Mundial el próximo jueves.      

Los empleados demandan un aumento salarial de más de 12%, pero la compañía dice que ese incremento no es posible porque las tarifas no han subido en los últimos dos años.      

Un tribunal laboral determinará el domingo si la huelga es legal.    

Las autoridades se vieron obligadas a lograr una resolución de este fin de semana debido a que el torneo de fútbol está a días de comenzar. El sindicato ha amenazado con continuar la huelga, abriendo la posibilidad al caos por el tránsito y dificultar a los aficionados llegar al estadio.      

El sábado, la vocera del sindicato de trabajadores del metro, Maria Figaro, dijo que las líneas funcionan a cargo de personal jerárquico y aprendices contratados recientemente que están “demasiado asustados para plegarse a la huelga”.      

La portavoz agregó que el sindicato ha reducido su reclamo inicial de un aumento de 16% a 12,2%, pero la empresa insiste en que sólo puede ofrecer un incremento de 8,7%.      

La huelga del metro en Sao Paulo ejemplifica el potencial de interrupciones en el servicio durante el Mundial, que inicia el 12 de junio. Las más de 3,5 millones de personas que usan el sistema de transporte público de la ciudad entre semana han enfrentado el caos porque el metro opera con servicio limitado.    

La huelga preocupa a las autoridades porque la mayoría de los aficionados del fútbol que acudan al estadio Itaquerao para el duelo inaugural el próximo jueves en Sao Paulo necesitarán usar el metro.      

Los organizadores del Mundial se han mostrado mortificados desde hace un año de que un resurgimiento de las protestas multitudinarias en contra del gobierno puedan arruinar el máximo evento futbolístico, ante los ojos de todo el mundo. 




Volver arriba