Crisis económica en Venezuela es consecuencia de un modelo fracasado

 

CARACAS (Notimex).- La crisis de balanza de pagos y la pérdida de reservas que actualmente sufre Venezuela son consecuencia del modelo económico fracasado que el gobierno se empeña en imponer, afirmó hoy el economista privado José Guerra.

‘Este modelo perverso, que privilegia las importaciones, destruye la producción nacional, disminuye el empleo y genera inflación, ha demostrado que puede conducirnos al abismo’, precisó a Notimex el catedrático de la pública Universidad Central de Venezuela (UCV).

Guerra destacó que Venezuela vive una crisis económica sin precedentes, caracterizada por una elevada inflación de 56.3 por ciento, pronunciada escasez y estancamiento de producción, sobre todo alimentos, por lo que las importaciones se han incrementado.

‘La declinación de reservas internacionales del Banco Central de Venezuela (BCV) durante 2013 alcanzó a ocho mil 500 millones de dólares y en lo que va de 2014 es de mil millones de dólares, lo que configura una crisis de balanza de pagos’, recaló el analista.

Advirtió el economista y ex director del BCV que las medidas anunciadas recientemente por el gobierno nacional no parecen encaminadas a corregir los graves desequilibrios y distorsiones estructurales de nuestra economía.

‘Frente a esa crisis de grandes dimensiones, el gobierno se limitó a anunciar un conjunto de medidas dispersas, encaminadas a crear más restricciones al acceso a las divisas y ninguna para generar más divisas, que es donde reside el problema de fondo’, observó.

Guerra recalcó que para sanear la economía habría que levantar los controles, desmantelar las regulaciones excesivas y flexibilizar el esquema cambiario “con miras a la liberación perentoria de todas las transacciones en moneda extranjera”.

Aclaró que pretender combatir la inflación, como insiste el gobierno, acentuando los controles de precios, conducirá inevitablemente a mayores distorsiones, y advirtió que ‘el sistema de precios que hoy prevalece en Venezuela desestimula la inversión’.

Se pronunció por la necesidad de reducir el gasto público y sincerar los precios, en un marco de seguridad jurídica, que promueva y aliente la actividad productiva, genere empleos, propicie la sana competencia y reduzca la dependencia de las importaciones.

En cuanto a la posibilidad de que la empresa estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) deje de requerir financiamiento del BCV (una de las principales causas de la inflación), dijo que podría disminuir dependiendo del ajuste que se haga al precio de la gasolina.

 




Volver arriba