Convoca a diálogo de paz

Convoca a diálogo de paz

Maduro anuncia "mano de hierro" contra la violencia

Un hombre vestido con una camiseta con la estampa de Simón Bolívar participa en una marcha de personas de la tercera edad, ayer en Caracas, para manifestar su apoyo al presidente Nicolás Maduro

VENEZUELA (AP y EFE).- El presidente venezolano Nicolás Maduro convocó ayer a que los diferentes sectores políticos participen el miércoles en un diálogo en busca de acuerdos, luego de dos semanas de protestas que han dejado 10 muertos, pero advirtió que mantendrá mano de hierro contra quienes fomentan la violencia.

“Esta mano que ven es la mano de (Hugo) Chávez convertida en pueblo, y la voy a usar como hierro para defender al pueblo”, advirtió el gobernante ante cerca de un millar de ancianos que marcharon a ritmo de música folclórica por el centro de la ciudad y se concentraron afuera del Palacio de Miraflores, sede del gobierno, para manifestarle su apoyo.

El mandatario explicó que la “conferencia de paz” se intalará el miércoles en el Palacio de Miraflores y que espera asistan no sólo representantes de todos los sectores políticos, sino también empresarios.Las manifestaciones de opositores al gobierno comenzaron hace dos semanas en contra de la inflación, que en enero ya había superado 50% anual, así como para quejarse por la escasez de productos básicos y el aumento de la delincuencia.Los manifestantes opositores también denuncian el uso de la violencia por parte de grupos del gobierno para reprimirlos. Maduro declaró que “la locura fascista se va apagando”, porque si bien en días anteriores hubo protestas multitudinarias en “18 municipios, anteayer sólo hicieron su maldad en seis municipios”.

Desde el 12 de febrero, 10 personas han muerto y 137 han resultado heridas de bala en enfrentamientos callejeros. La organización no gubernamental Foro Penal Venezolano aseguró en su sitio web que, hasta el domingo, 539 personas habían sido detenidas por su vinculación con las protestas contra el gobierno, mientras que algunas personas habían sido agredidas fuera de las manifestaciones antigubernamentales.El gobernante insistió en que “en el mundo hay una campaña contra Venezuela para justificar una guerra civil o, lo peor, para justificar una intervención militar de Estados Unidos contra Venezuela”.

La marcha de los ancianos “es un llamado a la paz”, declaró Héctor Rodríguez, ministro de Educación y vicepresidente para el área social, quien como otros miembros del gabinete asistió a la manifestación.

Vestidos con distintivos rojos, color del partido gobernante, con fotografías del fallecido mandatario Hugo Chávez, bandera venezolanas y pancartas en las que se leía “No a la violencia, sí a la paz”, los manifestantes partieron de la Plaza Bolívar y al final se concentraron en el Palacio de Miraflores, sede del gobierno, donde los esperaba Maduro.

“Aquí en Venezuela no hay guerra, no hay conflicto, sino una gente que está disociada, que está perturbando la paz”, dijo a The Associated Press Gerardo Pérez, un anciano del estado Carabobo.

Rodríguez consideró que a la marcha asistieron unos 2.000 “abuelitos” que se han beneficiado de los programas sociales del gobierno, como el aumento a las pensiones.Maduro aseguró que el 75% de todos los ancianos reciben una pensión equivalente al salario mínimo, “que es el más alto de América Latina” y que este año el número de pensionados aumentará a unos tres millones de personas, cerca del 100% de los mayores de 65 años.

“Nosotros somos buenos, no somos el cúmulo de rencores, de odio, de intolerancia” que han activados los grupos opositores que han realizado protestas contra el gobierno durante el último mes, insistió el gobernante.A diferencia de días anteriores, la ciudad de Caracas amaneció ayer en calma después que anteayer miles de opositores marcharon por una de las principales avenidas portando pancartas en las que se leía “Libertad, no más represión” y “Maduro, desarma a tus asesinos”.

La ciudad suroccidental de San Cristóbal, donde se registraron en días anteriores violentas protestas, ayer estaba en calma después de breves escaramuzas anteayer entre miembros de la Guardia Nacional y grupos opositores.

Por otra parte, el general retirado del Ejército venezolano Ángel Vivas se atrincheró ayer armado en su casa, un día después de que el presidente Nicolás Maduro ordenara su detención por incitar a la violencia en las protestas contra el gobierno.

Medios locales mostraron imágenes del ex militar con una ametralladora, aunque posteriormente a la llegada a su domicilio de otros periodistas sostenía en sus manos un megáfono a través del cual repitió su “derecho a la legítima defensa”.

Vivas fue acusado por el jefe de Estado de “entrenar” a quienes han cruzado cables en las barricadas levantadas en algunas calles en el marco de las protestas que se mantienen hace once días, contra las cuales se han estrellado algunos motoristas, uno de los cuales murió degollado la noche del viernes.

“He mandado a detener al general en situación de retiro que llamó a colocar las guayas (cables metálicos) y que entrenó a estos fascistas, Ángel Vivas, que lo busquen y lo traigan. ¡Asesinos!”, manifestó ayer Maduro en una alocución televisada.

La orden de detención contra Vivas “carece de legitimidad (…), no tenía firma válida de un juez”, dijo un vecino del general que junto a otros vieron retirarse a los agentes que intentaron detenerlo en su casa en el este de Caracas sin cumplir su propósito, según constató un fotógrafo de Efe.

Vivas es uno de los activos usuario venezolanos de Twitter que denuncian una supuesta penetración en las Fuerzas Armadas Bolivarianas de Venezuela de agentes cubanos.”Que Venezuela y el mundo lo sepa, cubanos junto a esbirros venezolanos atacan mi casa en Prados del Este Calle Maracaibo Qta Blanquizal”, escribió hoy la red social.

Previamente, y a través de la misma red social, el exgeneral denunció que las comunicaciones de su vivienda fueron cortadas.”La dictadura acaba de cortar la línea telefónica e internet a mi casa, me dejaron incomunicado, estoy usando internet móvil”, expresó en Twitter.

A su vez, el líder opositor Henrique Capriles dijo ayer que “las protestas seguirán” hasta que las demandas sean atendidas por el gobierno de Maduro, quien destacó a su vez que la violencia comenzó a extinguirse tras afectar, dijo, un 8% del país.

Venezuela vivió la jornada de mayor tranquilidad en los últimos once días, con una marcha de personas de la tercera edad que apoyaron al presidente en Miraflores, sede del Ejecutivo, y la resaca de una nueva noche de heridos en manifestaciones violentas en varias ciudades, incluida, la parte este de la capital.

“Nicolás (Maduro) alimenta las peores cosas, la intolerancia en su máxima expresión, odio, confrontación, división, persecución ¡No hagamos lo mismo que él!”, exhortó en Twitter Capriles, candidato derrotado hace diez meses en unas elecciones presidenciales que ha tildado de fraudulentas.

El también gobernador de Miranda, estado que incluye zonas de Caracas, mantuvo hoy su rechazo a las “guarimbas” (barricadas callejeras) y su apoyo a las protestas pacíficas, las cuales, dijo, seguirán hasta que el Gobierno atienda las demandas planteadas.La agenda de demandas incluyen, entre otras exigencias enumeradas el sábado en una multitudinaria concentración opositora, que se imparta “justicia para todos” los muertos, heridos y reprimidos, y sean liberados los detenidos en las protestas, y también el dirigente opositor Leopoldo López.López se encuentra en una prisión militar desde el pasado 18 de febrero, cuando se entregó a las autoridades, acusado de varios delitos, entre ellos, asociación para delinquir e instigación.

El Gobierno considera a López instigador de la violencia que se produjo después de una manifestación pacífica el 12 de febrero en la que los opositores exigieron la salida del Gobierno en el marco de la Constitución.La manifestación degeneró en actos de violencia contra edificios y bienes públicos y se produjo la muerte de tres jóvenes, por lo que están detenidos varios funcionarios del Servicio de Inteligencia (Sebin).La decisión de reclamar “la salida” de Maduro abrió un distanciamiento entre López, la diputada María Corina Machado y el alcalde Metropolitano, Antonio Ledezma, de una parte, y de la opositora Mesa de Unidad y Capriles, de otra, que han exigido que la protesta se centre en los problemas del país y tildó la llamada a pedir el final del Gobierno de Maduro como un “gran error”.Capriles ayer encabezó la marcha opositora junto al resto de los dirigentes, incluidos Machado y Ledezma, e hizo públicas la agenda de demandas de manera conjunta con los estudiantes.

El gobernador de Miranda confirmó hoy que mañana concurrirá a la reunión a la que convocó Maduro en el palacio presidencial a los integrantes del Consejo Federal, instancia que reúne a las autoridades de los Gobiernos nacional y regional.”Mañana en la tarde hay Consejo Federal, está en la Constitución, queremos su transmisión en cadena y que el país vea y escuche la verdad”, agregó Capriles, tras advertir que no aceptará “monólogos” presidenciales.Mientras tanto, Maduro anunció hoy la undécima muerte relacionada con las protestas de estos once días- un joven que dijo fue apuñalado en una barricada.

En una alocución ante cientos de ancianos, que marcharon hasta el palacio presidencial en apoyo a su Gobierno, Maduro dijo que el joven Danny Vargas murió en una “guarimba” en el estado Táchira, fronterizo con Colombia, cuando fue acuchillado por “un señor humillado” previamente por los manifestantes.

Cuando el joven pretendía pasar por la barricada, en la cual no participaba, relató Maduro, llegó al lugar una persona que había sido agredida allí, la cual lo mató con un arma blanca.Conjuntamente con “ir derrotándolos, como lo estamos haciendo”, con el uso de la fuerza pública, “los focos de violencia se están acabando, extinguiendo”, sostuvo el gobernante en un discurso ante manifestantes de la tercera edad, transmitido en cadena nacional.

“Los grupos violentos han logrado impactar territorialmente solo el 8 % del país. Impactarlo con ‘guarimbas’, interrupción de vías, muertos, sangre.

El resto, el 92 % del territorio nacional, todos los días ha estado en paz (…), cada quien haciendo sus compras, los muchachos estudiando, sus padres trabajando”, añadió Maduro.Por otra parte, una fuente de la cadena estadounidense CNN confirmó que el Gobierno venezolano reactivó el pasado viernes las credenciales de prensa de su personal local en Venezuela.Ese canal informó el viernes que el gobierno había comunicado a su corresponsal en Caracas que le había sido revocada su acreditación, una medida que también afectó a la presentadora Patricia Janiot, a la productora de esta y a Rafael Romo, de CNN Internacional.

Etiquetas: