Condenan a policías acusados de asesinar a jueza en Brasil

RÍO DE JANEIRO, Brasil.  (EFE).- Un tribunal de la ciudad brasileña de Niteroi condenó a penas de 25 años de prisión por homicidio calificado y asociación para delinquir a otros dos de los policías acusados asesinar a la jueza federal Patricia Acioli en agosto de 2011, informaron hoy fuentes oficiales.

Las sentencias contra el sargento Charles Azevedo Tavares y el cabo Alex Ribeiro Pereira fueron dictadas en la madrugada de este viernes por el Tribunal del Jurado de Niteroi, ciudad de la región metropolitana de Río de Janeiro, tras una audiencia judicial que se prolongó por dos días.

Con sus sentencias se eleva a nueve el número de uniformados que ha sido condenado por el asesinato de Acioli, jueza titular del Tribunal del Jurado de la ciudad de Sao Gonzalo y que era conocida por su dura posición contra policías acusados de violaciones de los derechos humanos.

Entre los condenados destaca el teniente coronel Claudio Oliveira, que era comandante del Batallón de la Policía Militarizada en San Gonzalo y quien tendrá que cumplir 36 años de prisión por su responsabilidad como autor intelectual del homicidio.

Otros dos policías que iban a ser juzgados esta semana por el mismo crimen tendrán que comparecer en una nueva audiencia en las próximas semanas debido a que sus abogados alegaron no haber tenido tiempo para leer todos los expedientes.

La jueza Patricia Acioli fue asesinada con 21 disparos el 11 de agosto de 2011 en la puerta de su casa, en un crimen que indignó a la opinión pública en Brasil.

La jueza investigaba las mafias de policías corruptos que operan en barriadas pobres de Sao Gonzalo, más poblado del estado de Río de Janeiro, y había ordenado el arresto de varios de ellos.

La magistrada, de 47 años y con tres hijos, era conocida por su rigurosa actuación contra integrantes de los llamados “grupos de exterminio”.

Estos grupos, de los que forman parte sobre todo policías corruptos, son acusados de asesinar a supuestos pequeños delincuentes y a mendigos en los suburbios de las ciudades brasileñas.

Según los familiares de la jueza asesinada, la magistrada llegó a contar durante algún tiempo con escolta armada que le fue retirada pese a que había recibido al menos cuatro amenazas de muerte.

Etiquetas:,