Concluye sin acuerdo otro ciclo de diálogo de paz para Colombia

 

LA HABANA (Notimex).- Las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el gobierno de ese país, cerraron hoy aquí sin acuerdos su último ciclo de conversaciones de paz, según se desprende un breve comunicado conjunto.

Pese al estancamiento en el controvertido tema de las drogas ilícitas discutido en el último periodo, ambas partes aseguraron este domingo que alcanzaron consensos ‘significativos’ en varios de los puntos del debate.

Las pláticas se reanudarán el próximo lunes 12 de mayo, luego de que las partes realicen consultas por separado durante la próxima semana, antes del 25 ciclo de negociaciones.

El gobierno del presidente Juan Manuel Santos y el grupo armado ilegal se limitaron a reiterar su invitación a los colombianos a contribuir con propuestas sobre la agenda de los diálogos mediante diversas vías.

El jefe negociador de la guerrilla, Iván Márquez, sostuvo que se lograron ‘avances significativos que nos colocan ‘ad portas’ del cierre del actual punto en discusión’, y aseguró que existe ‘un buen ambiente’ en la mesa de diálogos.

Planteó, empero, la necesidad de dar solución al problema del narcotráfico ‘que se suma a un recrudecimiento de la violencia que coloca obstáculos a la construcción de la paz’.

Las pláticas de paz se arrastran en La Habana desde noviembre de 2012 y hasta ahora sólo se ha llegado a acuerdos parciales en los temas de desarrollo agrario y participación política.

A los plenipotenciarios les quedan pendientes asuntos cruciales como el desarme, reparación de las víctimas del sangriento conflicto armado y mecanismos de refrendación de un eventual acuerdo final.

El equipo negociador del gobierno de Santos se abstuvo de ofrecer sus consideraciones a los medios, dejando libre la tribuna a los insurgentes, que aprovecharon para reiterar sus posiciones.

En ese sentido, las FARC plantearon la necesidad de una reforma al sistema judicial, tras argumentar las malas condiciones que afronta la población carcelaria en Colombia, entre ellos los presos políticos.

 




Volver arriba