Chile es “buen alumno pero no el mejor compañero de región”, admite canciller

 

SANTIAGO DE CHILE (EFE).- El canciller chileno, Heraldo Muñoz, aseguró hoy que su país ha sido un buen alumno en la región pero no el mejor compañero, al referirse a los problemas que ha tenido con los países vecinos.

“Que nuestras relaciones vecinales han sido problemáticas es obvio. Creo que hay diversas indicadores de una cierta percepción de que Chile quizás ha sido el buen alumno del curso y no el mejor compañero”, añadió Muñoz en declaraciones al diario El Mercurio.

En este sentido afirmó que dos países vecinos (Perú y Bolivia) han llevado a Chile a la Corte Internacional de La Haya y que también las relaciones con Argentina “no han sido todo lo intensas que deberían haber sido”.

Muñoz, que ha hecho hincapié en que el Gobierno de la presidenta Michelle Bachelet, quien asumió su segundo mandato el 11 de marzo pasado, va a reforzar las relaciones en Latinoamérica, ya que considera que el país ha perdido presencia en la región, puso en la misma línea a Ecuador y a Brasil.

Según el jefe de la diplomacia chilena “uno tiene que preguntarse por qué no le va bien a Chile en la región (..)”.

Como ejemplo del debilitamiento de estas relaciones recordó que cuando su país se presentó para ser sede de los juegos Panamericanos obtuvo apenas 9 votos frente a los 31 que consiguió Perú.

En opinión del canciller, hay cierta arrogancia al pensar que Chile es un modelo “cuando no lo somos”.

“No somos mejores que nadie, somos diferentes. Habría que superar esto con una actitud más solidaria, intensificando lazos en todas sus dimensiones, no sólo en lo económico”, subrayó.

Tras destacar que a Chile le va bien, que es un país respetado, subrayó que cada país tiene sus desafíos y condiciones históricas por lo que “tenemos que centrarnos en ser un país más desarrollado, inclusivo y más justo”, enfatizó.

Muñoz que partió este sábado a La Haya a la Cumbre de Energía Nuclear, su primer viaje al exterior como canciller, descartó que en este tema haya una falla diplomática.

“Yo creo que aquí hay razones políticas. No importa tanto investigar el porqué, sino que hacer esfuerzos para enmendar el rumbo”, agregó.

En este contexto recordó que la primera llamada que recibió cuando lo nombraron jefe de la diplomacia chilena fue la de su colega argentino, Héctor Timerman, con el que logró superar temporalmente un obstáculo como era el cierre del paso Cardenal Samoré, que une a ambos países para camiones con cargas peligrosas.

“Eso habría afectado la economía regional y logramos que Argentina postergara esa decisión por seis meses, y está pendiente la construcción de una ‘bypass’ en una localidad trasandina (argentina) que evitaría el eventual cierre de ese paso”, agregó Muñoz dejando entrever que este es un ejemplo de integración que la presidenta Bachelet desea con sus vecinos.




Volver arriba