Celebra Venezuela sin precedentes la doble canonización papal

CARACAS (Notimex).- En el marco de una severa crisis política y económica, los venezolanos de todas las tendencias se unirán el próximo domingo para celebrar la canonización simultánea de los pontífices Juan XXIII y Juan Pablo II.

El acontecimiento, sin precedentes en la historia del catolicismo, reviste para sacerdotes y laicos venezolanos gran importancia y enaltece la obra de dos apóstoles de la paz que dedicaron sus vidas al bien de la humanidad y a fortalecer la fe en Cristo.

En la ceremonia que se realizará el domingo en la plaza de San Pedro del Vaticano, estarán presentes miles de católicos de todo el mundo, incluyendo altos representantes del clero venezolano y miembros de las distintas congregaciones religiosas del país.

El Comité Pro Celebración de la Canonización Papal informó, por medio de su vocero Marcos Dietrich, que en plazas de Caracas y en el interior del país serán colocadas pantallas gigantes de televisión para que las personas sigan la ceremonia.

En entrevista con Notimex, el sacerdote jesuita Francisco José Virtuoso Arrieta, indicó que al Papa Juan XXIII, conocido como el pontífice bueno, le correspondió llevar adelante la gran transformación de la iglesia católica acercándola más a los pobres.

‘La historia lo recuerda no tanto por la bondad con la que condujo su ministerio, sino por haber convocado el XXI Concilio Ecuménico, mejor conocido como el Concilio Vaticano II, gran evento religioso que determinó la modernización de la Iglesia católica’, precisó.

Arrieta agregó que ‘a través de sus sabias encíclicas llevó el mensaje social de la iglesia a todos los rincones del mundo, logrando adaptarla a los nuevos tiempos y anteponiendo el mensaje de amor y solidaridad al de la guerra y entre pueblos hermanos’.

En opinión del director del Centro de Investigación y de Acción Social de los Jesuitas, la canonización de estos dos varones de la iglesia católica debe contribuir a un acercamiento mayor de los cristianos del mundo.

‘Juan XXIII intensificó las relaciones diplomáticas del papado con los líderes políticos mundiales, incluyendo a los soviéticos y contribuyó a reducir la tensión entre comunistas y cristianos, dijo el también rector de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB).

Sostuvo que la decisión de canonizar a Juan XXIII (Angelo Giusepe Roncalli) sin comprobación de milagros, es inédita, pero corresponde a una prerrogativa del Papa Francisco, quien ha querido así valorizar el ejemplo del llamado “Papa bueno”.

José Rodríguez Iturbe, uno de los más ilustres representantes del Opus Dei en Venezuela y ex director de Asuntos Internacionales del Partido Socialcristiano Copei, dijo por su parte que la canonización de Juan Pablo II fue acogida con extraordinaria alegría en el mundo católico.

Resaltó que su canonización fue posible gracias a la aprobación de dos milagros atribuidos a su intercesión: la curación de Floribeth Mora, desahuciada por padecer de un aneurisma cerebral, y la curación del mal de Parkinson de la monja francesa Marie Pierre-Simon.

‘Su Pontificado pasó a la historia además por haber impuesto, durante su papado, un estilo que contrastaba con los usos de la Curia Romana, acercándose mucho más a la gente’, precisó el doctor en Derecho Canónico por la Universidad de Navarra, España.

Rodríguez Iturbe recordó que Juan Pablo II en dos oportunidades visitó Venezuela, país al que quería mucho y donde dejó profundas huellas por su ilimitada humildad y bondad, y resaltó que ‘fue un misionero viajero que siempre fue al encuentro con la gente’.

Destacó que ambas canonizaciones contribuirán a la elevación de la fe en el país, como en el resto de América Latina, y pidió que ese día ‘todos oremos para que Venezuela retorne a la paz, mediante el cese de la violencia y el respeto de los derechos humanos’.- Por Rodolfo Rivera

Etiquetas: