Carromero se declara “víctima” del castrismo y vería justo su indulto

 

MADRID (EFE).- El político español Ángel Carromero reiteró hoy su inocencia en relación a la muerte del opositor cubano Oswaldo Payá en un accidente con el coche que él conducía, se declaró “víctima” del castrismo y dijo que vería justo ser indultado.

En una rueda de prensa junto a Ofelia Acevedo -viuda de Oswaldo Payá- para presentar su libro ‘Muerte bajo sospecha’, Carromero insistió en que el accidente que tuvo lugar el 22 de julio de 2012 cerca de la ciudad de Bayamo (a unos 750 kilómetros al este de La Habana), fue ocasionado por un impacto que sacó su vehículo de la carretera.

En el automóvil, aparte de Carromero y Payá, viajaban también el disidente Harold Cepero, que falleció, y el sueco Jens Aron Moding, que resultó ileso.

Durante su intervención, Carromero señaló que ni Oswaldo Payá ni Harold Cepero murieron en el momento debido al accidente, sino que, tras echarlos de la carretera, las autoridades se “deshicieron” de ellos.

La Justicia cubana condenó a cuatro años de cárcel por homicidio imprudente a Carromero, que en diciembre de 2012 fue trasladado a España para seguir cumpliendo su pena.

Sobre el indulto solicitado al Gobierno de España por la familia de Payá, Carromero dijo no ver “ninguna causa justa” y “ningún motivo objetivo” para que no se conceda.

Por su parte, Ofelia Acevedo, viuda de Payá, aseguró que seguirá pidiendo una investigación internacional sobre este caso y denunció que el Movimiento Cristiano de Liberación que lideraba Payá continúa siendo perseguido y agredido dentro de Cuba.

En septiembre de 2013 la Audiencia Nacional española se opuso al indulto a Carromero por no encontrar “razones de justicia, equidad o conveniencia” para ello, al considerar que hace vida normal gracias al tercer grado penitenciario que disfruta y que no había mostrado arrepentimiento.

En febrero pasado la Audiencia Nacional confirmó la negativa a admitir a trámite la querella presentada por familiares de Payá contra dos mandos del Ejército cubano por el accidente de coche de julio de 2012.




Volver arriba