Califican de presión la amenaza de suspender ampliación del Canal

 

PANAMÁ (Notimex).- La amenaza de un consorcio internacional de suspender la ampliación del Canal de Panamá es una presión para que las autoridades cedan a sus pretensiones de sobrecostos por mil 600 millones de dólares, advirtió hoy un ex administrador canalero.

El Grupo Unidos por el Canal de Panamá (GUPC) ‘está forzando la mano para hacer un acuerdo fuera de ese contrato’, indicó el ex jefe de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), Alberto Alemán Zubieta, bajo cuya gestión en 2007 inició la expansión de la ruta.

El consorcio, encabezado por la empresa española Sacyr Vallehermoso, la belga Jan De Nul, la italiana Impregilo y la panameña CUSA, envió a la ACP el pasado martes un preaviso de suspensión de trabajos a partir del 20 de enero.

El grupo afirmó que ‘no puede continuar una obra en la que se proyecta 1.6 billones (de dólares) en sobrecostos, que son responsabilidad del empleador, siempre bajo el contrato y las leyes panameñas’.

La ACP en tanto demandó al GUPC cumplir con lo acordado en el contrato de 2009 para el diseño y construcción del tercer juego de esclusas, el principal componente de la ampliación, cuyo costo total está estimado en cinco mil 250 millones de dólares.

Además la instó a recurrir a los mecanismos incluidos en el convenio para resolver las diferencias, entre ellos tres instancias de resolución de conflictos, dos de ellas sin control canalero.

‘El contrato que se firmó tiene todos los mecanismos para que se dirima cualquier diferencia que estamos seguros iban a surgir’, planteó Alemán Zubieta, en declaraciones al canal de televisión Telemetro.

A juicio del ex administrador canalero ‘no estoy seguro de que ellos tengan el derecho de suspender la obra; (la amenaza) es una acción de presión de parte del contratista’.

En todo caso, indicó que el contrato tiene una fianza de 600 millones de dólares a la cual la ACP puede recurrir en caso de necesitarla.

El GUPC ganó el contrato con un precio de tres mil 221 millones de dólares, mientras su competidor, la firma estadunidense Bechtel presentó una oferta de unos cuatro mil 500 millones, mientras el precio de referencia de la ACP rondó los tres mil 500.

‘Esto no es cuestión de que cojo mi bate, mi pelota y mi manilla y me voy’, indicó Alemán Zubieta.

La crisis ocurre con un avance del 71 por ciento en la expansión con un retraso de nueve meses, para finalizar a mediados de 2015.

El GUPC atribuye a la ACP la responsabilidad en el atraso por varios factores, entre ellos la tardanza en aceptar el concreto para las esclusas.

 




Volver arriba