Bloqueos de carreteras

Nuevo, infructuoso llamado oficial a entablar diálogo

Manifestantes antigubernamentales se cubren de un cañón de agua de la policía en Caracas, Venezuela

CARACAS (AP).- La capital venezolana y otras ciudades del interior del país fueron escenario ayer de nueva jornada de protestas con avenidas bloqueadas por decenas de manifestantes.

En medio del tenso ambiente que impera en el país, el presidente Nicolás Maduro realizó ayer un nuevo llamado a la oposición a unirse a la iniciativa de diálogo promovida por el gobierno.

Sin embargo, los opositores rechazaron la propuesta alegando que no puede haber conversaciones si los cuerpos de seguridad mantienen la “excesiva represión” de las protestas callejeras.

Maduro invitó al líder opositor y gobernador del estado central de Miranda, Henrique Capriles, a que se sume a la “conferencia para la paz”. “Creo que el país ganaría si nos vemos las caras y conversamos. Con respeto, como siempre. Yo respeto, me respetan”, agregó.

El bloque que se opone a la llamada Mesa de Unidad Democrática rechazó en un comunicado la iniciativa y sostuvo que “la represión no acerca, aleja y el gobierno no muestra escrúpulos por su uso extensivo”, a la vez que condenó la orden de captura que emitió un tribunal contra Carlos Vecchio, coordinador político del partido opositor Voluntad Popular y uno de los más estrechos colaboradores del dirigente Leopoldo López, detenido en una cárcel militar a las afueras de Caracas desde el 18 de febrero señalado de promover las protestas callejeras de las últimas semanas.

Por segundo día consecutivo algunas de las principales avenidas del este de la capital fueron bloqueadas con barricadas de desechos y troncos de árboles que instalaron los manifestantes en protesta contra el gobierno, al que responsabilizan de la galopante inflación, la creciente delincuencia y el desabastecimiento de bienes básicos.

Los accesos a algunos municipios capitalinos como El Hatillo amanecieron completamente bloqueados por decenas de personas que se aglomeraron alrededor de las barricadas haciendo sonar cacerolas y tapas de ollas mientras levantaban carteles en los que se leía “Cambiamos los carnavales por un pote de leche y seguridad”. Aunque las actividades públicas y comerciales fueron suspendidas desde la víspera por decisión del Gobierno, que elevó de cuatro a seis días el asueto por el Carnaval, en algunos puntos de la ciudad se observaron largas filas de vehículos debido a los bloqueos de las vías. Las barricadas también obligaron a decenas de personas a lanzarse a las calles a caminar varios kilómetros para llegar a sus hogares y a los pocos comercios que abrieron el viernes. A media mañana de ayer se observó en Caracas el sorpresivo sobrevuelo de por los menos cuatro aviones militares, lo que llamó la atención a la población. Poco después, la ministra de Defensa, almirante en jefe Carmen Meléndez, dijo en su cuenta de Twitter que las aeronaves estaban haciendo los sobrevuelos como parte de las prácticas para el desfile que se realizará el 5 de marzo para conmemorar el primer aniversario de la muerte del expresidente Hugo Chávez. En otras ciudades como Valencia, Mérida y San Cristóbal también se registraron bloqueos de vías, según reportaron los medios locales. En tanto, varios centenares de opositores realizaron una concentración en una plaza del este de la capital en rechazo a las violaciones a los derechos humanos en las que habrían incurrido algunos miembros de los cuerpos de seguridad al reprimir las protestas de las últimas semanas. Entre banderas venezolanas y pancartas que decían “Sin justicia no hay paz” varios centenares de personas se aglomeraron en una plaza de la urbanización Las Mercedes, en el este de la ciudad. “No va haber paz hasta que haya justicia”, afirmó Amanda Valero, una peluquera de 32 años, al condenar la represión de las fuerzas de seguridad contra los opositores y dijo que los manifestantes se mantendrán en las calles “hasta que se dé un cambio” de parte del gobierno. La fiscal general Luisa Ortega Díaz anunció el viernes que se elevó a 17 la cifra de fallecidos por los violentos incidentes de las últimas semanas con el deceso la víspera de un joven en el estado centro costero de Carabobo tras recibir un disparo de arma de fuego cuando estaba limpiando una calle. Ortega Díaz indicó a la prensa que los hechos violentos registrados en Caracas y otras ciudades desde inicios de mes han dejado 261 heridos y 72 detenidos, entre ellos ocho miembros del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional, la policía política, tres guardias nacionales y tres policías. “El Estado venezolano ha venido actuando para castigar, para sancionar a aquellas personas que aparezcan responsables de la violación de los derechos humanos”, afirmó la fiscal general al defender las actuaciones de las autoridades. Agregó que el Ministerio Público ha abierto 27 investigaciones por denuncias de ese tipo. Universitarios y opositores, esencialmente de clase media, han protagonizado desde comienzos de mes manifestaciones callejeras contra el gobierno de Maduro. El mandatario ha atribuido las protestas a un plan de la oposición para promover un golpe de Estado. Esta es la primera crisis que enfrenta Maduro, de 51 años, quien asumió el gobierno en abril de 2013 luego de la muerte del expresidente Hugo Chávez.



Volver arriba