Argentina quiere seguir negociando

NUEVA YORK  (EFE).- Una delegación del Gobierno argentino acudió hoy a Nueva York para reiterar ante Daniel Pollack, mediador en la negociación para el pago de deuda a fondos especulativos o “holdouts”, su voluntad de diálogo pero también su intención de “contemplar los intereses del cien por ciento” de los acreedores.

Encabezada por el ministro de Economía, Alex Kicillof, esta delegación volvió a mencionar a Pollack la necesidad de una medida cautelar o “stay” en el caso del pago de deuda a los fondos especulativos, llamados en Argentina “fondos buitres”, de manera que no se empuje al país a la suspensión de pagos.

Esta situación podría darse si el pago de la deuda a este porcentaje de bonistas (un 1 % del total) desencadena la reclamación de los que sí se acogieron a las reestructuraciones de 2005 y 2010.

La reunión de Kicillof y su equipo con el mediador designado por el juez estadounidense Thomas Griesa (quien falló a favor del pago total de la deuda a los fondos especulativos) para llegar a un acuerdo antes de la fecha límite (el 30 de julio) no fue tan determinante como se esperaba a pesar de sus más de cuatro horas de duración.

Tanto a la llegada como a la salida del despacho de Pollack en el 245 de Park Avenue, en Manhattan, el ministro se negó a hablar con la prensa más allá del comunicado oficial.

En la reunión, según este comunicado, Kicillof, que llegó a Nueva York esta misma mañana, “dejó en claro que la sentencia de Griesa, tal cual se interpreta sería de imposible cumplimiento”, ya que además de que implica el pago de 1.500 millones de dólares, entre capital e intereses, a los “fondos buitres”, podría desencadenar una obligación de unos 120.000 millones si los demás bonistas reclaman que su deuda también sea pagada en su totalidad.

Además, el ministro “expuso pormenorizadamente la posición de Argentina en el litigio con los fondos buitre, el origen de los títulos de deuda en discusión, las causas del ‘default’ de 2001 y las numerosas y efectivas medidas que se tomaron desde 2003 a la fecha para normalizar las relaciones financieras internacionales del país”.

Por su parte, Pollack, también mediante comunicado, expresó que esta reunión con la delegación argentina sucede después de que se haya reunido ya con los litigantes la semana pasada y que “las discusiones han sido francas, los principales temas han sido identificados y las partes han mostrado su intención de seguir con estos encuentros”.

Kicillof expresó su voluntad de “seguir dialogando para asegurar condiciones justas, equitativas y legales, lo que implica contemplar los intereses del 100 % de los bonistas”, el 93 % de los cuales (los que aceptaron la reestructuración) pierden su derecho a reclamar el todo a finales de 2014.

En cambio, según la orden del juez Griesa, Argentina debe pagar antes o, como mucho, de manera simultánea (según la cláusula “pari passu”) a los bonistas que no aceptaron el canje de deuda y esto tiene que suceder antes del 30 de julio.
Es por ello, que, además, el magistrado estadounidense bloqueó en EE.UU. a finales de junio el pago de aproximadamente 1.000 millones de dólares a acreedores que aceptaron la reestructuración de la deuda.

Esto provocó que algunos acreedores europeos tomaran medidas contra la orden de Griesa para desbloquear los últimos pagos efectuados en su favor, que todavía no han recibido contestación de la Justicia estadounidense.

Así, hoy el bufete de abogados Morgan, Lewis & Bockius LLP emitió un memorándum en el que expuso las razones por las que el pago de Argentina a sus bonistas a través de Citibank Argentina no incumple la orden emitida por Griesa el 23 de febrero de 2012, a pesar de que el juez lo consideró “ilegal” en la última audiencia de este caso y recomendó a los bancos no hacer efectiva la transferencia. EFE




Volver arriba