Acceso a agua de calidad y saneamiento, retos de América Latina

Anny Castro

TEGUCIGALPA  (EFE).- La mitad de los habitantes de América Latina reciben servicios de agua potable deficientes, por lo se debe invertir más en mejorar la calidad de este recurso y un saneamiento adecuado, señaló el representante del Grupo Empresas Públicas de Medellín (EPM), Juan David Echeverri.

“La mitad (de los habitantes) de Latinoamérica tiene algún tipo de limitaciones en cuanto a la calidad del agua”, dijo Echeverri en una entrevista con Efe en Tegucigalpa.

El acceso universal al agua y el saneamiento es en la actualidad un “reto gigante” para mejorar la calidad de vida de los habitantes en Latinoamérica, destacó el experto colombiano coincidiendo con la celebración del Día Mundial del Agua.

“Siempre será un reto la universalización de la cobertura de los servicios básicos, cómo llegar a las comunidades rurales, dispersas y pequeñas, y cómo lograr que los servicios públicos sean cada vez más una palanca para el desarrollo social de las comunidades”, subrayó.

América Latina recibe en términos absolutos el 30 % de las precipitaciones a nivel mundial y alberga cerca del 42 % del agua dulce del mundo.

Echeverri asistió en Honduras al I Encuentro Regional de Energía y Agua, auspiciado por el Banco Centroamérica de Integración Económica (BCIE), en el que además participaron expertos de Centroamérica, España, México y Taiwán.

En su opinión, Latinoamérica ha logrado avances en la provisión de servicios de agua y saneamiento en los últimos años, lo que ha contribuido a cumplir una de las Metas del Milenio lanzadas en 2000 por la Cumbre del Milenio, de reducir a la mitad, al año 2015, el número de personas sin acceso a este recurso básico.

Aún así, agregó el experto colombiano, Latinoamérica todavía tiene el gran desafío de mejorar y preservar la calidad del agua para que pueda utilizarse en beneficio de las comunidades y su desarrollo.

“Un buen servicio público domiciliario es la base para caminar hacia el desarrollo de un país”, subrayó.

El experto también instó a los gobiernos y a los empresarios a “invertir más” en proyectos para llevar agua potable y saneamiento a todas las personas que todavía carecen de estos servicios de primera necesidad.

“Planes de inversión a largo plazo, un esquema fundamental de tratamiento, sistemas de recolección de agua y concienciar a la población sobre el uso del agua y el no desperdicio es la solución” para garantizar un recurso de calidad, subrayó Echeverri.

Todo esto, según el especialista, incide directamente en la protección sanitaria de las fuentes de agua, la salud humana y la calidad de vida de la población.

Echeverri también reclamó “más voluntad política” para llevar a cabo programas de acceso al agua potable para reducir el número de personas que mueren, en su mayoría niños, debido a enfermedades que se propagan por este recurso cuando no es potable, aunque no brindó cifras al respecto.

Según datos del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), alrededor de 1.400 niños menores de cinco años mueren en el mundo a diario víctimas de enfermedades diarreicas relacionadas con la falta de acceso a agua potable, saneamiento adecuado e higiene.

Además, señaló que las mujeres y las niñas son las que más sufren las consecuencias de la falta de agua potable porque sobre ellas recae el 71 por ciento de la carga que representa la recogida de este recurso para el consumo.

“Trabajar en la calidad del agua es trabajar para el futuro del país, el futuro de nuestros niños”, enfatizó Echeverri.

El especialista colombiano también considera que es un “desafío importante” el tratamiento de las aguas residuales antes de devolverlas a la naturaleza para que este hídrico vuelva al río en las mismas condiciones o incluso mejores que cuando se recogió




Volver arriba