Un millón de somalís sufre ya la crisis alimentaria

Un millón de somalís sufre ya la crisis alimentaria

 

NAIROBI (EFE).- Un millón de somalís se encuentra ya en situación de inseguridad alimentaria por la carestía de alimentos, mientras la crisis se agrava por la falta de lluvias, el conflicto y el aumento de los precios de la comida, alertaron hoy expertos vinculados a la ONU.

Se trata de un 20 % más que las personas que estaban amenazadas por la falta de alimentos el pasado enero (857.000), según la Unidad de Seguridad Alimentaria y Análisis de Nutrición para Somalia (FSNAU, por sus siglas en inglés).

La mayoría de los afectados (62 %) son desplazados internos, seguidos por los habitantes de zonas rurales (27 %) y urbanas (11 %), de acuerdo con el último informe del FSNAU, que dirigen la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la estadounidense Red de Sistemas de Alerta Temprana de Hambruna (FEWS Net).

Cerca de 218.000 niños menores de cinco años (uno de cada siete) sufren malnutrición grave, y 43.800 morirán si no reciben ayuda urgente, según el informe.

“Estoy muy preocupado por el deterioro de la seguridad alimentaria en Somalia”, confesó hoy el responsable de asuntos humanitarios de la ONU en Somalia, Philippe Lazzarini, en un comunicado.

Según el representante de Naciones Unidas, más de 3 millones de personas necesitan asistencia humanitaria o apoyo para sobrevivir.

Tras la hambruna de 2011, que causó 250.000 muertes, las frágiles ganancias se están desvaneciendo y las tasas de desnutrición van en aumento, dijo.

Aunque las organizaciones humanitarias han intensificado sus esfuerzos para atender la situación de emergencia en el país -utilizando incluso vuelos de carga aérea para llegar a determinadas zonas sin acceso por carretera-, Lazzarini sostuvo que eso “no es suficiente para proporcionar el volumen de ayuda humanitaria necesario”.

En el último trimestre del año serán necesarios 500 millones de dólares (unos 380 millones de euros) para aumentar la ayuda humanitaria destinada a la población somalí.

La escasez de lluvias ha dejado las cosechas de cereales un 37 % por debajo de la media, y ha afectado también a la producción ganadera.

El comercio se ha visto interrumpido en muchas áreas cuyos accesos están controlados por insurgentes como la milicia radical islámica Al Shabab, lo que ha causado un aumento del precio de los cereales.

Somalia está todavía inmerso en un prolongado y complejo conflicto armado que enfrenta a tropas de varios países africanos y el Ejército somalí a Al Shabab, que quiere instaurar un Estado musulmán de corte wahabí en el país.




Volver arriba