Nigeria sospecha que las niñas fueron distribuidas por todo el país

Activistas kenianas corean consignas durante una manifestación contra la lenta respuesta del Gobierno ante el secuestro de alumnas nigerianas por parte del grupo islamista Boko Haram.- (EFE)

LAGOS, Nigeria (EFE).- El Gobierno de Nigeria descartó que las más de 200 niñas secuestradas por la milicia radical de Boko Haram permanezcan en el bosque de Sambisa, refugio y base de operaciones del grupo armado, por lo que sospecha que pueden haber sido divididas en varios grupos distribuidos por todo el país.

“No hay indicios que demuestren que nuestras niñas están todavía en el bosque. Tampoco hay indicios de que hayan sido sacadas fuera del país”, manifestó el ministro de Información, Labaran Maku, en una entrevista televisada anoche y reproducida hoy por el diario local “The Punch”.

Las labores de búsqueda del Ejército nigeriano, apoyado por la ayuda internacional, se han centrado en el bosque de Sambisa, en el estado norteño de Borno, donde se sospechaba que fueron llevadas las menores tras el secuestro.

Al no encontrar ninguna pista que demuestre que puedan estar en esa zona, el ministro señaló que “hay posibilidades de que las niñas hayan sido divididos en grupos y que se encuentren en varias zonas del país”.

Además, Maku negó las informaciones que aseguran que las niñas han sido trasladadas fuera de Nigeria.

“Algunos han dicho que las han visto en Camerún y en la República Centroafricana. Pero no hay pruebas que lo demuestren”, argumentó Maku, que también reconoció que es “difícil” luchar contra los miembros de Boko Haram.

El ministro aprovechó la entrevista para instar al Gobierno Federal a que negocie con Boko Haram la liberación de las niñas secuestradas en una escuela de Chibok el pasado 14 de abril.

El líder de Boko Haram, Abubakar Shekau, amenazó públicamente con vender a las escolares y exigió la libertad de sus militantes para poner fin al secuestro de las menores.

El pasado sábado, Nigeria y sus cuatro países vecinos -Níger, Chad, Togo y Benin- acordaron declarar la guerra al grupo terrorista, para lo que contarán con el respaldo de Francia, Estados Unidos y el Reino Unido.

Boko Haram, que significa en lenguas locales “la educación no islámica es pecado”, lucha por imponer la “sharía” o ley islámica en Nigeria, país de mayoría musulmana en el norte y predominantemente cristiana en el sur.

Desde que la Policía acabó en 2009 con el entonces líder de Boko Haram, Mohamed Yusuf, los radicales mantienen una sangrienta campaña que ha causado más de 3,000 muertos.




Volver arriba