Nelson Mandela, ícono de la lucha contra el apartheid

MADRID (Notimex).— Nelson Mandela, Premio Nobel de la Paz 1993, quien falleció hoy a los 95 años de edad, fue el primer presidente negro de Sudáfrica y símbolo de la lucha contra el régimen de segregación racial (apartheid) dentro y fuera del país.

Mandela, conocido como Madiba (título honorífico otorgado por los ancianos de su clan), nació el 18 de julio de 1918 en Mvezo, un poblado de 300 habitantes cerca de Umtata, provincia del Cabo Oriental, en el seno de una numerosa familia.

Tras finalizar su estudios de nivel básico, Mandela se trasladó a Johannesburgo a concluir su bachillerato y estudiar Derecho en la Universidad de Witwatersrand, donde se graduó como abogado en 1942.

Se casó tres veces, primero con Evelin Ntoko Mase (1944-1957), con quien procreó tres hijos, los cuales ya murieron, después contrajo matrimonio con Winnie Madikizela (1954-1996) con la que tuvo dos hijas y finalmente se casó con Graca Simbine en 1998, justo en su cumpleaños número 80.

En 1943, Nelson Mandela fundó la Liga Juvenil, organizó movilizaciones de protesta contra el sistema de segregación racial (apartheid) y en 1944 ingresó en el Congreso Nacional Africano (CNA), un movimiento de lucha contra la opresión de los negros sudafricanos.

Después de la creación del Partido Nacional Sudafricano en 1948, que institucionalizó la segregación racial creando el régimen del apartheid, Mandela cobró importancia dentro del CNA, en especial en la campaña de desobediencia civil de 1952.

En ese año, Mandela y Oliver Tambo abrieron y dirigieron un despacho de abogados que proporcionaba consejo legal de bajo costo a muchos negros que de otra manera no hubieran tenido representación legal.

Inicialmente comprometido con los métodos no violentos de resistencia, siguiendo la inspiración de Gandhi, Mandela y otros 150 compañeros fueron arrestados el 5 de diciembre de 1956 y sentenciados a prisión, pena que cumplieron hasta ser liberados en 1961, cuando se les declaró no culpables.

En 1962 se trasladó a Argelia para recibir entrenamiento militar y organizar la guerra del CNA, pero al regresar a Sudáfrica fue detenido, enjuiciado y sentenciado a cinco años de prisión.

Mandela fue el prisionero número 466/64, lo que significa que fue el preso número 466 en 1964 en la isla de Robben, frente a Ciudad del Cabo, donde paso 17 años en precarias condiciones.

Posteriormente pasó otros 10 años en otras dos prisiones diferentes, sumando una pena total de 27 años.

Tras su liberación el 11 de febrero de 1990, Mandela lideró a su partido en las negociaciones para conseguir un sistema democrático multirracial en Sudáfrica, lo que consiguió en 1994 con las primeras elecciones democráticas por sufragio universal.

El expresidente, querido en el país y en todo el mundo por luchar durante 67 años contra el régimen de segregación racial (apartheid), se convirtió en el primer presidente de color de Sudáfrica en 1994 y buscó la reconciliación entre negros y blancos.

Sus empeños democráticos le valieron que ganara el Premio Nobel de la Paz en 1993, junto con el entonces presidente Frederick de Klerk.

Además de ese pretigioso galardón, Mandela recibió más de 250 premios y reconocimientos internacionales durante cuatro décadas.

Tras concluir su mandato presidencial en 1999, Mandela se retiró de la vida pública y su última aparición pública fue en 2010 durante el Mundial de Futbol, organizado por Sudáfrica.

Desde entonces vivió en Qunu, el pueblo de su infancia, en la provincial rural de Cabo Oriental (sur).

Etiquetas: