MSF alerta de 315 casos de cólera registrados en Sudán del Sur

NAIROBI (EFE).- Médicos Sin Fronteras (MSF) alertó hoy de la existencia de 315 casos de cólera registrados en Sudán del Sur desde que el Ministerio de Salud declaró en mayo un brote de esta epidemia en el país.

“Después de cinco meses de intenso conflicto, con las condiciones precarias en muchos campos de desplazados y una estación lluviosa que empeora, estamos preocupados por el impacto de la enfermedad”, dijo el coordinador general de MSF en Sudán del Sur, Brian Moller, a través de un comunicado.

Durante la última semana, MSF ha proporcionado suministros a varios centros de Yuba, la capital del país, pero en particular al Hospital Universitario, que en la actualidad es el único centro que proporciona tratamiento para esta epidemia.

El miércoles este hospital informó a Efe que al menos siete personas murieron y otras 242 fueron ingresadas como consecuencia de la epidemia de cólera en el país.

“El tratamiento del cólera puede ser sencillo y eficaz si se detecta a tiempo. La prioridad para MSF es poder asegurar una respuesta rápida y eficiente para contener el brote tanto como sea posible”, explicó Moller.

Los equipos de MSF ya han empezado a construir un centro de tratamiento de cólera con 50 camas en el distrito de Gudele, una de las zonas más afectadas por el brote.

Además, la organización ha enviado personal de emergencia a los campamentos para personas desplazadas del país donde se han detectado casos sospechosos de cólera.

Según advirtió la Organización Mundial de la Salud (OMS), este brote de cólera en Sudán del Sur se puede definir como “epidémico”, dado que hay transmisión sostenida del virus.

Más de 1.300.000 habitantes viven en todo el territorio sin agua apta para el consumo, sin vivienda digna y sin servicios de saneamiento básicos, lo que aumenta el riesgo de epidemias de todo tipo.

Sudán del Sur se encuentra sumido en un conflicto interno que lo ha puesto al borde de la guerra civil y que ha causado la muerte de miles de personas y el desplazamiento de sus hogares de más de un millón.




Volver arriba