Liberia, el foco de la crisis

En Nigeria hay un "alentador avance" contra el ébola

Un soldado liberiano vigila mientras unos enfermeros se dirigen a recuperar artículos que fueron saqueados en una zona de cuarentena

GINEBRA (EFE).- El brote de ébola en África occidental da indicios de que puede ser frenado con medidas adecuadas en Nigeria y la República de Guinea, aunque mantiene una evolución dramática en Sierra Leona y, sobre todo, en Liberia, evaluó ayer la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Once días después de declarar el ébola como una emergencia de salud pública internacional, la OMS constató en un comunicado que “la situación en Lagos, Nigeria, donde el primer caso importado (de un viajero que llegó en avión de Liberia) se detectó en julio, parece alentadora”.

“La intensidad del rastreo y los esfuerzos en la vigilancia generan un cauteloso optimismo de que la propagación del virus en Nigeria se puede detener”, dijo el organismo, que coordina los esfuerzos mundiales para detener la expansión del virus.

El actual brote se detectó en marzo en Guinea, desde donde se expandió por Liberia, Sierra Leona y Nigeria, con 2,240 casos registrados, 1,229 de ellos mortales, hasta el sábado pasado.

Los quince casos detectados en Nigeria forman parte de una única cadena de transmisión del virus, es decir que las cuatro personas que han muerto en este país y el resto de infectados tuvieron contacto directo con el primer enfermo allí o con alguno de los que éste contagió.

Sobre Guinea, los especialistas consideran que no puede darse por sentado que pronto se ganará la batalla contra el ébola, pero sí reconocen que hay un nivel de sensibilización en la opinión pública mayor que en el resto de países afectados, lo que es un gran paso adelante.

Desde que se detectaron los primeros casos del actual brote de ébola en Guinea, “se han encontrado soluciones” que la OMS calificó de innovadoras.

Por ejemplo, líderes comunitarios respetados han colaborado para conseguir la cooperación de 26 aldeas con contagiados que se resistían a recibir ayuda exterior.

Las ideas equivocadas, los rumores y mitos en torno al ébola, como creer que una persona infectada está indefectiblemente condenada a morir, han dificultado la capacidad de detener su propagación.También han sido obstáculos la falta de comprensión y respeto en ciertos lugares por las creencias y tradiciones locales, particularmente en relación al entierro de los muertos, que generaron desconfianza hacia el personal sanitario.La OMS consideró ayer que Guinea ha avanzado significativamente para romper esas barreras, pero al mismo tiempo advirtió de que, con esto, no está diciendo que el ébola esté bajo control.”Como muestra la experiencia reciente, el progreso es frágil, con un riesgo real de que el brote vuelva a reavivarse”, alertó, tras recordar que la semana pasada se detectó un caso en una zona que hasta entonces no se había visto afectada.Esto indica, agregó la organización, que el virus “continúa llegando a nuevas áreas”.El riesgo de que el ébola siga transmitiéndose de forma continúa como hasta ahora ha requerido que las autoridades de la República de Guinea, Sierra Leona y Liberia adopten medidas excepcionales, como poner en cuarentena a poblados enteros en las áreas más afectadas.La OMS apoyó esa decisión, como lo muestra su anuncio de que coordina con el Programa Mundial de Alimentos (PMA) el aprovisionamiento de alimentos para un millón de personas en esas zonas.La OMS y el PMA son los brazos sanitario y humanitario, respectivamente, de las Naciones Unidas.El ébola, una enfermedad contagiosa por el contacto con fluidos corporales, había causado hasta el sábado (último día del que se han recibido estadísticas completas) la muerte de 1,229 personas en el oeste de Africa.Liberia acumulaba un total de 834 casos, con 466 muertos. Sólo en los tres últimos días contabilizados, el país registró 53 muertes y 48 casos nuevos de la enfermedad.El segundo país donde la situación es más grave es Sierra Leona, donde ha habido 365 fallecidos de un total de 848 personas infectadas, con 38 casos y 17 muertos en el último periodo de tres días sobre los que se registraron datos.

Por su parte, Liberia ya localizó a 17 enfermos de ébola que huyeron hace tres días de un centro de cuarentena situado en un suburbio de Monrovia, después de que la clínica fuera saqueada por un grupo de residentes, según señaló ayer el Ministerio de Información El titular de Información liberiano, Lewis Brown, matizó en una rueda de prensa que un total de 17 pacientes fueron localizados por las autoridades del país, aunque todavía permanecen desaparecidos otros 20 pacientes.

Anteriormente, Brown, citado por el diario “The Heritage”, había informado de que 20 pacientes habían sido localizados tras el saqueo de este centro situado en West Point, un suburbio de la capital liberiana.

El Ministerio explicó que este grupo de enfermos ya fue trasladado al hospital John F. Kennedy de Monrovia, uno de los grandes centros de tratamiento y aislamiento para enfermos de ébola en el país.

Mientras, las autoridades liberianas siguen buscando al resto de enfermos desaparecidos, ya que temen que puedan propagar la enfermedad, que se transmite por el contacto directo con fluidos corporales.

“Esta gente no escapó intencionadamente como algunos pueden hacer entender”, aseguró el ministro liberiano, quien explicó que los pacientes huyeron presos del pánico para “ponerse a salvo”.El asalto se produjo la noche del sábado pasado, cuando un grupo de residentes de la comunidad de West Point entró al centro de aislamiento, creado recientemente- para conseguir colchones, informó la radio local Veritas.Según detalló Brown, este grupo de personas atacó este centro de aislamiento porque estaba en contra de su creación.Este saqueo motivó la huida de 37 pacientes que padecen ébola o que habían sido puestos en cuarentena tras presentar los síntomas de la enfermedad, lo que generó una gran alarma en la capital liberiana ante el alto riesgo de propagación del virus.Tras este incidente, Liberia ha reforzado la seguridad en todos los centros de tratamiento y aislamiento de ébola para evitar que se pueda producir un suceso similar.En los últimos días la enfermedad se está expandiendo con mayor velocidad en Liberia, donde ya se han registrado 466 muertos y 834 casos.

Ébola | Toque de queda

Ellen Johnson, presidenta de Liberia, declaró un toque de queda a partir de anoche.

Evitar contagios

La medida, según informó la mandataria, tiene como objetivo frenar los contagios del virus del ébola en ese país africano.

Decesos

En Liberia, uno de los países más afectados por el reciente brote de ese mal, han muerto casi 900 personas infectadas.




Volver arriba