La Unión Africana condena el atentado en Nairobi

Un mini bus y vehículos de pasajeros después de la explosión en Nairobi, Kenia.- (AP)

NAIROBI (EFE).- La Unión Africana (UA) condenó hoy el atentado cometido el pasado sábado contra un minibús en Nairobi, que causó al menos seis muertos y unos treinta heridos.

En un comunicado emitido desde la sede del organismo panafricano en Adis Abeba, la presidenta de la Comisión de la UA, Nkosazana Dlamini-Zuma, reprobó el “ataque cobarde”, envió sus “más sinceras condolencias” a los familiares de la víctimas y deseó a los heridos una rápida recuperación.

Además, Dlamini-Zuma, que expresó su “conmoción y pena” por el atentado, subrayó el “inquebrantable apoyo” de la Unión Africana al Gobierno de Kenia en sus esfuerzos para luchar contra el terrorismo.

El ataque fue perpetrado el pasado sábado por la tarde contra un “matatu” (furgoneta de transporte público) cerca de la Escuela Femenina de Secundaria de Pangani, zona próxima al barrio de Eastleigh, donde la mayoría de la población es de origen somalí.

La Policía, que detuvo a un hombre en relación con la acción terrorista, atribuyó a un artefacto de fabricación casera la explosión, que destrozó el “matatu”.

El ataque -que, de momento, no se ha atribuido nadie- acaeció después de que al menos una persona muriera y tres resultaran heridas en un atentado a última hora del viernes en Wajir (noreste de Kenia), a unos cien kilómetros de la frontera con Somalia.

Ese atentado se produjo dos días después de que dos turistas fueran atacados en la turística ciudad costera de Mombasa (sur) por un individuo que lanzó una granada contra su vehículo, si bien el artefacto no llegó a explotar.

Kenia ha sido objeto de ataques similares desde que en octubre de 2011 su Ejército entró en Somalia por una oleada de secuestros en suelo keniano que atribuyó a grupo radical islámico Al Shabab.

Al Shabab se responsabilizó del asalto cometido el pasado septiembre contra el centro comercial Westgate de Nairobi, en el que murieron al menos 72 personas (incluidos cinco terroristas), según las cifras oficiales.

La milicia, que en 2012 anunció su adhesión formal a la red terrorista Al Qaeda, controla amplias zonas del centro y el sur del Somalia, donde el frágil Gobierno somalí todavía no está en condiciones de imponer su autoridad.

Las tropas de la Misión de la Unión Africana (AMISOM), el Ejército somalí, las fuerzas etíopes y milicias progubernamentales combaten a los islamistas, que tratan de instaurar un Estado islámico de corte rigorista wahabí en Somalia.

Somalia vive en un estado de guerra civil y caos desde 1991, fecha en la que fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barré, lo que dejó al país sin un Gobierno efectivo y en manos de milicias islamistas, señores de la guerra y bandas de delincuentes.




Volver arriba