Kenia detiene 4,000 personas en operación antiterrorista

Efectivos de los comandos paramilitares de las Unidades de Servicio General vigilan la mezquita de Masjid Shuhadaa.- (EFE)

NAIROBI (EFE).- La Policía de Kenia ha detenido a cerca de 4,000 personas durante la última semana en Nairobi, en una operación antiterrorista que “preocupa” a las Naciones Unidas porque la mayoría de los detenidos podrían ser refugiados somalíes.

“Estamos esperando tener acceso a los detenidos”, dijo hoy a Efe el portavoz del Alto Comisariado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en Kenia, Emmanuel Nyabera.

Después de que la agencia de la ONU mostrara su preocupación por una operación que considera “discriminatoria”, representantes del Gobierno keniano y de ACNUR están manteniendo reuniones durante la jornada de hoy en la capital para abordar la situación.

“Estamos preocupados por los detenidos”, aseguró Nyabera, quien sospecha que la Policía está efectuando una “operación mixta” vinculada a la lucha antiterrorista y a su campaña para repatriar a los refugiados somalíes en el país.

La Policía keniana inició una operación el pasado sábado en Eastleigh, el barrio somalí de Nairobi, tras los últimos ataques perpetrados en Nairobi y en Mombasa, atribuidos a la milicia radical islámica somalí Al Shabab.

A raíz de los atentados terroristas, que han causado 12 víctimas desde el pasado 23 de marzo, el Gobierno de Kenia ordenó a todos los refugiados somalíes abandonar las zonas urbanas y regresar a los dos campamentos habilitados para ellos en el norte y este del país.

Las detenciones de la última semana se han concentrado en Eastleigh, donde la mayoría de los residentes son refugiados y demandantes de asilo somalíes.

Del total de arrestados, unos 3.000 fueron puestos en libertad tras ser interrogados, mientras que alrededor de 200 fueron acusados de otros delitos como posesión de documentos de identidad falsos, según el inspector general de la Policía, David Kimaiyo, citado por el diario digital local “Nairobi News”.

La mayor parte de los detenidos permanecen retenidos en el estadio de fútbol Kasarani de la capital keniana, donde la Policía ha ido trasladándolos desde el pasado sábado.

Ante esta ola de detenciones, ACNUR exigió que “los solicitantes de asilo y los refugiados sean protegidos contra el arresto y la detención arbitraria”.

Además pidió a los organismos encargados que “hagan cumplir la ley para defender los derechos de todos los detenidos y que los traten de manera humana y no discriminatoria”.

La Policía, que hasta el momento no ha permitido acceder a los centros de detención a responsables de ACNUR, aclaró que no se realizará ninguna repatriación hasta que no concluyan los procedimientos policiales.

Según Kimaiyo, el estadio donde permanecen los retenidos “cuenta con aseos, sitios para dormir y otras comodidades”.

Dentro de esta operación policial contra el terrorismo, dieciocho escuelas de Nairobi están bajo vigilancia porque las autoridades creen que se utilizan para radicalizar a los estudiantes, según el diario “Daily Nation”.

De los 550.980 refugiados somalíes en Kenia, unos 50.800 viven en Nairobi, según ACNUR.

Al Shabab ha cometido en los últimos dos años numerosos ataques en Nairobi, Mombasa y en ciudades cercanas a la frontera de Kenia con Somalia, en represalia por la presencia de tropas kenianas en su país desde octubre de 2011.




Volver arriba