HRW: Miles en peligro en Kenia por contaminación de plomo tóxico

NAIROBI (EFE).- Miles de personas de los alrededores de la ciudad costera de Mombasa, el principal puerto de Kenia, se enfrentan a graves problemas de salud por los altos niveles de plomo que emite una planta de reciclaje de baterías de la zona, advirtió hoy la organización Human Rights Watch (HRW).

“Al menos tres personas han muerto y miles de personas están en peligro por el plomo tóxico, debido a que las autoridades kenianas no hacen cumplir sus propias leyes y reglamentos ambientales”, alertó la investigadora medioambiental de HRW Jane Cohen, en un comunicado.

Los tres muertos eran trabajadores de la planta de reciclaje y se encargaban de la fundición de las baterías, indicó HRW, que estima que unos 3.000 residentes están afectados por la contaminación de este metal pesado.

“Esta es una crisis urgente”, destacó Cohen, que pidió al Gobierno que indemnice a las víctimas y limpie las casas y los espacios públicos de la comunidad.

Aunque la ley keniana requiere una evaluación del impacto ambiental antes de que se instale cualquier industria, los propietarios de esta planta de reciclaje no la realizaron hasta después de empezar a funcionar, denunció HRW.

De hecho, en 2009 las autoridades cerraron temporalmente las instalaciones tras descubrir que sus actividades ponían en peligro la salud de los trabajadores y de los residentes de la zona.

Finalmente, la planta se volvió a abrir sin apenas cambios en sus operaciones, explicaron a HRW los trabajadores, que denunciaron que no se les proporciona la protección adecuada para garantizar su salud durante el desempeño de su trabajo.

Además, los residentes han constatado un aumento de los casos de aborto involuntario e impotencia, así como un alto nivel de plomo en los análisis de sangre realizados a los niños de la comunidad.

“Las autoridades de Kenia en Mombasa autorizaron la fundición como parte de un programa de estímulo a la inversión”, dijo Cohen.

“Pero la inversión no debería ir en detrimento de la vida y salud de los trabajadores y los residentes”, espetó.

Para visualizar este problema, HRW ha lanzado el documental “Kenia- el veneno de las fábricas para la comunidad”, que aborda el daño que provoca la fundición de plomo al medioambiente y a la salud, así como los esfuerzos de los residentes locales para buscar justicia.

A nivel mundial, la contaminación tóxica de la minería, las fundiciones de plomo y los vertederos industriales afectan a la salud de más de 125 millones de personas, una cifra que rivaliza con la malaria o la tuberculosis, según HRW.




Volver arriba