Encierra a sus hijos para protegerlos del “mundo violento”

JOHANNESBURGO (EFE).- Un sudafricano compareció hoy ante el juez acusado de mantener cautivos durante ocho años en una habitación de un hostal de Johannesburgo a sus cuatro hijos, el mayor de los cuales tiene 24 años y sufre una discapacidad psíquica.

Según las primeras informaciones, el joven logró escapar hace dos semanas de la habitación del hostal del barrio de Alexandra donde los padres lo dejaban encadenado y fue tratado en un hospital capitalino de las heridas que le causaron las cadenas.

La Policía liberó al resto de los hermanos el pasado viernes, al descubrir las condiciones en que vivían retenidos por su padre, un jardinero de 50 años, y la esposa, de 46 años, que también está detenida.

“La habitación estaba llena de cosas sucias tiradas en el suelo”, dijo al diario “Daily Sun” el oficial de Policía Bongani Mbonambi.

Tras ser arrestado, el presunto secuestrador aseguró que tenía encerrado a su hijo mayor debido a su enfermedad mental.

“Se vuelve muy violento, por lo que tenía que mantenerlo encadenado en la casa”, afirmó. Además, el acusado dijo a los trabajadores sociales que encerró al resto de sus hijos para protegerlos del “mundo violento” que hay en la calle y evitar así que fueran asesinados.

“Vivo puerta con puerta con ellos pero nunca vi o escuché a los niños”, declaró Mfihleni Ndaonde, vecino de la familia en el hostal, un vetusto edificio que en el pasado albergó a los mineros de zonas rurales que iban a trabajar a Johannesburgo y que en la actualidad sirve como vivienda para muchas familias del deprimido barrio de Alexandra.

Otro vecino aseguró que creía que los acusados regentaban en la habitación un negocio ilegal, ya que siempre mantenían cerradas las puertas de su domicilio.

Un caso parecido conmocionó a Sudáfrica la semana pasada, al conocerse que un hombre de la ciudad minera de Springs -en el este del área metropolitana de Johannesburgo- mantuvo retenidos durante 16 años en su domicilio a su mujer y sus cinco hijos.

El hombre, que supuestamente torturaba y abusaba sexualmente de su familia, debe comparecer este miércoles por segunda vez ante el magistrado que lo juzgará, después de que la vista se aplazara la semana pasada.




Volver arriba