Egipto: Mueren 15 por bomba en cuartel de policía

MANSURA, Egipto (AP).- Una potente explosión arrasó el martes con un cuartel policial en una ciudad del delta del Nilo, lo que dejó 15 muertos, más de 100 heridos y muchas personas sepultadas.      

El ataque puso en evidencia la vulnerabilidad de la policía egipcia para mantener la seguridad mientras hay temor de crezca la violencia extremista antes de un referendo constitucional el 14 y 15 de enero.      

La votación es un paso clave para la transición política del país después de la destitución del presidente islamista Mohamed Morsi en julio, pero ha atizado las tensiones políticas, dado que la Hermandad Musulmana _el grupo del ex presidente_ se opone a una nueva constitución.      

El ataque es el más mortífero hasta la fecha en la campaña de violencia desatada hace varios meses y que las autoridades atribuyen a extremistas islámicos.      

Mientras el grupo sigue protestando, el gobierno lo acusa de estar detrás de la ola de violencia, aunque no ha presentado evidencias.      El ataque reciente aumenta la presión de los antiislamistas contra el gobierno para adoptar medidas más estrictas contra el grupo, incluyendo una orden judicial para proscribirlos, posiblemente declarándolo organización terrorista y aprobando una dura nueva ley contra el terrorismo. La Hermandad Musulmana condenó el ataque y acusó al gobierno de usarlos de chivo expiatorio.      

En el funeral de los 14 policías y el civil que perecieron, cientos de personas acudieron a la plaza central de Mansura, la ciudad donde ocurrió el ataque. “íEjecuten a la Hermandad Musulmana!” y “íNo a los grupos terroristas!” coreaban los asistentes a las ceremonias fúnebres. Muchos sostenían retratos del mandatario actual, el general Abdul Fatá el-Sisi.      

Egipto ha estado sufriendo una campaña de ataques con bombas y fusiles, principalmente contra las fuerzas militares, desde que las fuerzas armadas derrocaron a Morsi y lanzaron una ofensiva contra la Hermandad Musulmana. La mayoría de los ataques han ocurrido en la península del Sinaí, donde operan varios grupos de extremistas islámicos, pero la insurgencia se ha contagiado a la zona del delta y a la capital, El Cairo.    

La Agencia de Noticias del Medio Oriente (MENA) reportó que el vocero del gabinete, Sherif Shawki, dijo que la Hermandad Musulmana mostró su “feo rostro como una organización terrorista, derramando sangre y metiéndose con la seguridad de Egipto”.      

Ningún grupo se ha adjudicado el ataque en Mansura, una ciudad a 110 kilómetros (70 millas) al norte de El Cairo. El atentado se registra un día después de que un grupo inspirado en la red al-Qaida exigió a personal de la policía y el ejército desertar o enfrentar la muerte a manos de sus combatientes.      

El grupo, con sede en el volátil Sinaí, y otros se han responsabilizado de un incremento en el número de ataques contra las fuerzas de seguridad desde el golpe de estado.      

De acuerdo con MENA, la explosión ocurrió a la 1:10 a.m. en la estación de policía de Mansura, en la provincia de Dakaliya en el delta del Nilo, y derribó parte del edificio de cinco pisos. La mayoría de quienes murieron en el atentado eran policías que se hallaban en el interior y sus cuerpos quedaron atrapados bajo los escombros.      

El primer ministro egipcio Hazem el-Beblawi describió el ataque como un “incidente terrorista” y expresó sus condolencias a las familias de las víctimas, al tiempo que prometía que los perpetradores “no escaparán de la justicia”.  




Volver arriba