Continúa el rapto infantil en Nigeria

Presuntos radicales secuestran de un pueblo a 11 niñas

Nigerianos protestan por el rapto de niñas a  manos de un grupo islámico ocurrido en semanas recientes

LAGOS (EFE).- El número de niñas secuestradas el pasado domingo en Nigeria por supuestos miembros de la secta radical islámica Boko Haram asciende al menos a 11, pese a que en un primer momento se informó que las cautivas eran ocho, aseguraron ayer los medios locales, citando a testigos.

El secuestro de las niñas, de entre 12 y 15 años, sucedió en la noche del pasado domingo en la localidad de Warabe, en el estado norteño de Borno, base espiritual y de operaciones de la secta radical.

Un residente de Warabe, Mallam Bello Umar, declaró a los periodistas en Maiduguri, capital de Borno, que fueron once las niñas raptadas.

“Un grupo de terroristas invadió el pueblo de Warabe el domingo por la noche, secuestró a 11 de nuestras niñas y se las llevó, junto a nuestra comida y nuestro ganado”, afirmó Umar, que calculó el número de atacantes en más de veinte.

Según el testigo, los agresores invadieron la aldea, próxima a la frontera con Camerún, armados con fusiles de asalto AK-47, aunque no mataron a nadie.

“Simplemente secuestraron a las 11 adolescentes antes de huir hacia la frontera montañosa entre Gwoza (territorio nigeriano) y la República de Camerún”, agregó Umar, citado por el diario “The Punch”.

Otro testigo, Ishaku Bremcha, dio una versión similar. “Los secuestradores no hirieron ni asesinaron a ninguno de nosotros en Warabe, pero se llevaron a 11 de nuestras jóvenes hijas al bosque, tras advertirnos de que no reveláramos el secuestro”, explicó el entrevistado.

Sospechas

El secuestro no ha sido reivindicado por ningún grupo, pero se sospecha que pudo ser obra de Boko Haram, autor de numerosos ataques en la región de Borno.

El suceso se dio a conocer anteayer, un día después de que Boko Haram se atribuyera el rapto de más de 200 niñas en una escuela en Chibok, situada también en Borno, que fue perpetrado el 14 de abril pasado.

En el vídeo de reivindicación, el líder de los fundamentalistas, Abubakar Shekau, adelantó que “pronto” habrían más ataques.

El rapto ha suscitado numerosas condenas en todo el mundo, al tiempo que Estados Unidos ha ofrecido ayuda a Nigeria para rescatar a las escolares, oferta que aceptó el gobierno nigeriano.

Boko Haram, que significa en lenguas locales “la educación no islámica es pecado”, lucha por imponer la “sharía” o ley islámica en Nigeria, país de mayoría musulmana en el norte y predominantemente cristiana en el sur.Desde que la policía acabó en 2009 con el líder de Boko Haram, Mohamed Yusuf, los radicales mantienen una sangrienta campaña que ha causado más de 3,000 muertos.Con unos 170 millones de habitantes integrados en más de 200 grupos tribales, Nigeria, el país más poblado de África, sufre múltiples tensiones por sus profundas diferencias políticas, religiosas y territoriales.




Volver arriba