Boko Haram mata a uno de los líderes tradicionales en Nigeria

LAGOS, Nigeria (EFE).- La milicia radical islámica Boko Haram mató hoy a uno de los tres líderes tradicionales secuestrados la pasada madrugada en el Estado de Borno, en el noreste de Nigeria, informó el Ejército.

“Un grupo de terroristas atacó hoy a los líderes tradicionales de Gwoza, Uba y Askira, que viajaban a Gombe para un funeral”, dijo el portavoz del Ejército, general Chris Olukolade, citado por el diario local “The Puch”.

Olukolade confirmó que uno de los líderes fue asesinado por los asaltantes, mientras que las fuerzas de seguridad consiguieron rescatar a los otros dos.

Las primeras noticias sobre el secuestro divulgadas por medios locales apuntaron que eran dos los líderes capturados por hombres armados, supuestamente miembros de Boko Haram.

En Borno, feudo espiritual y de operaciones de Boko Haram, también se halla la localidad de Chibok, donde el grupo radical secuestró el pasado 14 de abril a más de 200 niñas de un escuela que siguen retenidas.

El secuestro de estos dos líderes se produce tan solo un día después de que el presidente de Nigeria, Goodluck Jonhatan, ordenara una ofensiva militar “a gran escala” para acabar con el grupo terrorista y liberar a las menores.

Además, el 15 de mayo el Parlamento de Nigeria prorrogó la declaración de emergencia decretada en los estados de Adamawa, Yobe y Borno, principal área de acción de esta milicia radical islámica.

No obstante, Boko Haram, al que algunos servicios de seguridad ya sitúan como el grupo terrorista más mortal del mundo, ha intensificado recientemente sus ataques en las zonas rurales de Borno.

Durante los últimos diez días, cerca de 300 personas han muerto en varios ataques contra aldeas perpetrados por el grupo armado en esta misma zona.

Boko Haram, cuyo nombre significa en lenguas locales “la educación no islámica es pecado”, lucha por imponer un Estado islámico en Nigeria, país de mayoría musulmana en el norte y predominantemente cristiana en el sur.

Desde que la Policía acabó en 2009 con el entonces líder y fundador de Boko Haram, Mohamed Yusuf, los radicales mantienen una sangrienta campaña que ha provocado más de 4.000 muertos




Volver arriba