Atentado en Nairobi deja al menos 10 muertos y 76 heridos

Las fuerzas de seguridad resguardan el lugar donde se registraron dos explosiones en una mini-furgoneta del transporte público, en un mercado de Nairobi.- (AP)

NAIROBI (EFE).- Al menos diez personas murieron hoy y 76 resultaron heridas en dos explosiones ocurridas en un mercado del barrio somalí de Nairobi, con los primeros indicios que apuntan a un nuevo ataque terrorista en la capital keniana.

Las explosiones ocurrieron casi de forma simultánea sobre las 14:30 hora local (11:30 GMT) en el popular mercado de Gikomba, uno de los mayores de la ciudad, situado en el distrito de mayoría somalí de Eastleigh y próximo al centro financiero y administrativo de la capital.

Según informó el Centro de Operación de Desastres del Gobierno de Kenia, que coordina situaciones de emergencia, el primer estallido afectó a un “matatu” (las populares furgonetas de transporte público que utilizan la mayoría de los ciudadanos para desplazarse).

La segunda tuvo lugar a pocos metros de distancia y, aunque oficialmente no se confirmó el origen de ambas explosiones, podría tratarse de dos bombas de fabricación casera, según los medios locales.

El suceso provocó diez víctimas mortales y al menos 76 heridos que fueron trasladados a dos hospitales de la ciudad, donde la Cruz Roja organizó una campaña ciudadana de donación de sangre para poder atenderlos.

Dos horas después del siniestro, la Policía detuvo a un sospechoso y, aunque no trascendieron más datos sobre la investigación, todo apunta a que podría tratarse de un nuevo atentado perpetrado por miembros de la milicia radical islámica somalí Al Shabab.

El probable atentado coincidió con el proceso de evacuación de ciudadanos británicos de la ciudad costera de Mombasa iniciado por dos operadoras turísticas, después de que el Reino Unido emitiera una alerta por amenaza terrorista.

El pasado miércoles, el Ministerio británico de Exteriores desaconsejó viajar a Mombasa y sus alrededores a no ser que fuese “esencial”, debido a la “continua amenaza terrorista” en la zona.

Los operadores Thomson y First Choice están evacuando a sus clientes y han cancelado los vuelos a esta ciudad, la segunda más importante de Kenia, hasta el próximo mes de octubre.

Además del Gobierno británico, las embajadas de Estados Unidos, Australia y Francia emitieron hoy alertas similares.

El presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, que trasladó sus condolencias a los fallecidos, aseguró durante un acto público que el servicio nacional de inteligencia no cuenta con información que justifique la medida adoptada por el Reino Unido.

Desde que en octubre de 2011 el Ejército keniano entró en Somalia para combatir a Al Shabab, milicia a la que acusó de varios secuestros en su territorio, el país ha sido objeto de constantes atentados.

El más grave ocurrió en septiembre del pasado año, cuando un grupo de milicianos del grupo radical somalí tomó el centro comercial Westgate de Nairobi durante cuatro días y mató al menos a 67 personas.

Después de este ataque, las autoridades kenianas iniciaron una campaña de detenciones masivas en el barrio somalí de la capital y ordenaron a todos los refugiados abandonar las zonas urbanas y regresar a los dos campamentos habilitados para ellos en el norte y este del país.

La Policía sospechaba que los integristas podrían haber reclutado a militantes entre los 550.980 refugiados que viven en Kenia, 50.800 de ellos en Nairobi.

Sin embargo, los atentados, aunque a menor escala, se intensificaron a raíz de estas medidas, con decenas de personas muertas desde el pasado mes de diciembre en Nairobi y en Mombasa.

En marzo, seis personas fallecieron en Eastleigh en circunstancias similares a las de hoy, y en abril, la explosión de un coche bomba frente a una comisaría de Policía mató a otras cuatro.

A principios de este mes, el lanzamiento de granadas contra dos autobuses provocó dos muertos y más de 60 heridos.

La Policía ha interceptado recientemente dos vehículos cargados de explosivos y, la semana pasada, frustró un ataque contra una escuela de educación primaria en Garisa, ciudad próxima a la frontera con Somalia.

Al Shabab, que en 2012 anunció su adhesión formal a la red terrorista Al Qaeda, controla amplias zonas del centro y el sur del Somalia, donde el frágil Gobierno somalí todavía no está en condiciones de imponer su autoridad.- Javier Marín




Volver arriba