Acusan a militares de ayudar y armar a Boko Haram

Acusan a militares de ayudar y armar a Boko Haram

Activistas kenianas corean consignas durante una manifestación contra la lenta respuesta del Gobierno ante el secuestro de alumnas nigerianas por parte del grupo islamista Boko Haram.- (EFE)

NAIROBI (EFE).- Quince miembros del Ejército nigeriano, diez de ellos con rango de general, han sido detenidos por dar información y armar al grupo terrorista islámico Boko Haram, que mantiene secuestradas a más de 200 niñas.

Las detenciones se han conocido tras las sospechas sobre militares que podrían haber estado filtrando información a la secta islámica en el norte del país, donde Boko Haram tiene su bastión, informó hoy el rotativo nigeriano “Leadership”.

Los militares arrestados en el área donde operan los terroristas están siendo juzgados por sus unidades respectivas en la zona, y finalmente se pronunciará sobre su condena la jefatura del Ejército nigeriano en la capital del país, Abuya.

“Se han realizado numerosas detenciones de oficiales que estaban saboteando las operaciones antiterroristas”, indicaron al rotativo fuentes militares.

Cuatro generales nigerianos han sido juzgados por divulgar información clasificada a miembros de la secta, principalmente estrategias militares contra los fundamentalistas.

“Ésa es la razón por la que muchos soldados han sido víctimas de emboscadas y asesinados por Boko Haram”, añadieron las mismas fuentes.

Los militares también están acusados de colaborar con algunos dirigentes políticos de alto nivel para hacer de Nigeria “un país ingobernable por razones egoístas”.

“Los movimientos de nuestras tropas en el noreste han sido filtrados a Boko Haram por muchos de nuestros oficiales, pero la jefatura del Ejército se ha dado cuenta y está considerando la redistribución de algunos altos oficiales del noreste”, explicaron.

Mientras continúa sus ataques casi a diario contra civiles y miembros del Ejército nigeriano, Boko Haram tiene retenidas a más de 200 niñas secuestradas el pasado 14 de abril en una escuela de Chibok, en el norte del país.

Boko Haram, cuyo nombre significa en lenguas locales “la educación no islámica es pecado”, lucha por imponer un Estado islámico en Nigeria, país de mayoría musulmana en el norte y predominantemente cristiana en el sur.

Desde que la Policía acabó en 2009 con el entonces líder de Boko Haram, Mohamed Yusuf, los radicales mantienen una sangrienta campaña que se ha intensificado en los últimos meses.

Según el presidente de Nigeria, Goodluck Jonathan, el grupo terrorista ha asesinado a 12.000 personas y ha herido a otras 8.000 en los últimos cinco años.

Con unos 170 millones de habitantes integrados en más de 200 grupos tribales, Nigeria, el país más poblado de África, sufre múltiples tensiones por sus profundas diferencias políticas, religiosas y territoriales.




Volver arriba