Vive una sana y santa Navidad

Pastoral de la Salud

¿Cómo te estás preparando para vivir una sana y santa Navidad? El tiempo del Adviento es un momento especial de preparación, un camino pedagógico para llegar a ese día de encuentro con Jesucristo en su nacimiento que llamamos Navidad.

Son muchos los distractores que pueden ofuscar esta preparación: las luces, el árbol, la cena, los regalos. ¿Esto es sano para mi familia? ¿Es santo? Ciertamente no quiero decir que esto sea malo, sino que puede nublar lo que sí es verdaderamente importante: celebrar el nacimiento de Jesús en familia.

Lo sano es disponer el corazón, la mente, el espíritu, el cuerpo, es decir, toda tu persona para entrar en este ambiente de recogimiento, gozo y gratitud al Señor por el don de su nacimiento, por hacerse hombre como nosotros.

Lo sano es disponerse reconciliándose con Dios y nuestro prójimo haciendo un buen examen de conciencia, no centrándonos en los errores y limitaciones, sino tal vez en lo que ha faltado hacer con amor, con verdadera generosidad. Reconciliándome en el sacramento de la Confesión y, por supuesto, si tengo algún pendiente con un familiar o un amigo hablar y dialogar para reconciliar.Lo sano es meditar la Palabra de Dios, profundizar en la oración para descubrir la voz de Dios vivo que me habla y me interpela.Lo sano es vivir comunitariamente la Eucaristía y acudir a mi centro pastoral y pequeña comunidad para encontrar a Cristo en mis hermanos. Pues, al encontrarme con ellos en un intercambio de dones, juntos avanzamos en el camino de conversión comunitaria. Esto es lo sano y lo santo de la Navidad. Es también salir al encuentro de los hermanos más necesitados; como nos dice el papa Francisco, es salir a las periferias físicas y existenciales.

Por este medio quiero expresarte a ti lector que me haces el favor de leer esta columna que te tendré presente en mi oración y en la Eucaristía esta Nochebuena, la noche santa en la que Jesús nace para salvarnos. Que tengas una muy feliz sana y santa Navidad en compañía de toda tu familia y seres queridos. ¡Felicidades!- Padre Alejandro Álvarez Gallegos, coordinador diocesano para la Pastoral de la Salud. [email protected]




Volver arriba