Trotamundos: 91 días en Yucatán

1 / 27


OLYMPUS DIGITAL CAMERA


Michael y Jurgen salieron de viaje en 2010 rumbo a Asturias, España. Han pasado cuatro años desde aquel día y no han parado. El 5 de noviembre del 2013 llegaron a Yucatán como parte de su proyecto “For91days”, que consiste en visitar un país durante 91 días y documentar en su blog todo lo que encuentran de interés en ese lugar.

 

Para realizar su primer viaje vendieron todas sus cosas, sus trabajos no eran impedimento para continuar y visitar 11 países más.  Michael es ingeniero en informática  y Jurgen  es  fotógrafo, por lo que ninguno de los dos tuvo problemas para realizar esta aventura, ya que no es importante que estén en sus oficinas.

 

“Cuando llegamos a Yucatán nos sentimos más seguros por los gastos, ya que nuestro estilo de vida es muy sencillo y aquí las cosas se nos hicieron muy baratas. El único gasto fuerte que hicimos fueron los boletos de avión. Antes de llegar aquí estuvimos en Islandia y ahí todo es caro, aquí hemos gastado menos”, menciona Michael.

 

 

Michael Powell y Juergen Horn han visitado Islandia, Buenos Aires, Asturias, Georgia, Bolivia, Palermo, Sri Lanka, Idaho, Busán, Estambul ,Yucatán y próximamente Tokyo. Durante su estadía de 91 días han documentado las tradiciones, las edificaciones y los paisajes en su blog for91days.com. 

 

Llegaron a Yucatán porque después de su paso por Islandia querían visitar a sus familiares de Estados Unidos. Decidieron antes hacer una escala entre Honduras, Guatemala y Yucatán, eligieron nuestro estado por el interés que tuvieron de la cultura maya y por las buenas referencias que recopilaron en Internet, a pesar de que sus familiares les decían de los peligros de visitar México.

 

En su paso por Yucatán han escrito 96 artículos en yucatan.for91days.com sobre los lugares y cosas que más les llamaron la atención, comola Casa de los Venados en Valladolid, la ciudad amarilla de Izamal, el Convento de San Bernardino, la leyenda del Makech, las otras plazas de Mérida, las ruinas de Oxkintok, entre otras publicaciones dentro de su blog.

 

“Nuestros amigos están muy sorprendidos por los artículos que hemos publicado sobre Yucatán, ellos conocen más de Cancún, pero no conocen nada sobre Yucatán, de hecho algunos amigos no sabían de la existencia de Mérida y tras leer las publicaciones de nuestro blog tiene otra visión sobre la región, es un paraíso”, mencionan Michael y Juerguen.

 Sobre Chichen Itzá, Michael hace una crítica de los problemas que tiene la zona arqueológica. “No quería ir a Chichen Itzá  porque he oído que es terrible por la cantidad de vendedores que hay ahí, pero no podemos hablar de Yucatán si no visitamos ese lugar”.

Durante su estadía en el estado conocieron muchos lugares y han tenido muchas experiencias  inolvidables. “El recuerdo que tendremos más presente será  nuestra visita a Celestún, es un lugar muy tranquilo, vimos a los flamingos y las lagunas que están ahí y lo más extraño que vimos es el Mackech. Hemos visitado muchos cenotes, los más conocidos, nos hubiera gustado conocer los más escondidos, comenta Juerguen.

 

 “Cada sitio que visitan ,ya es parte de ellos

91 días es suficiente tiempo para lograr una conexión entre ellos y el lugar que visitan, porque durante ese lapso han aprendido muchas cosas y conocido gente valiosa.  “Después de ese tiempo se conoce muy bien la cultura del lugar que visitamos, la gente, la historia y también las cosas que hay que hacer como turista.  Luego de todo ese tiempo consideramos el lugar que visitamos como nuestro hogar, casi nuestro país, es por eso que podemos decir que tenemos diez lugares más donde podemos vivir, ahora hay una conexión, es parte de nosotros. A Yucatán pretendemos regresar dentro de cinco años”.

 

El final de su viaje

 

Al principio, Michael y Juerguen decidieron que al quinto año pararían su aventura para tomarse un descanso porque esta aventura es agotadora. Van en el cuarto año  y no piensas parar, ya que, para ellos es muy divertido, además tienen una larga lista de lugares que piensan visitar.

“Pensamos hacer una pausa algún día, queremos comprar una casa o departamento en España y tener un lugar fijo donde poner nuestras cosas, pero por el momento, no tenemos un límite de tiempo para acabar el viaje”.

 

“Sí se puede, sólo háganlo

 

Para otras personas que tienen el plan de realizar un viaje similar, Juerguen menciona que deben hacerlo “hay muchas cosas que no creemos poder hacerlas, pero sí se puede, sólo háganlo. Nosotros nos hemos sentido muy bien haciendo esto, hemos gastado mucho dinero pero estamos haciendo lo que queremos, después de un año de viaje no nos gustaría volver a la vida que teníamos antes de realizar este proyecto. Yucatán es muy diferente con el resto del país y con el resto del mundo y deben cuidar esto, que no desaparezcan sus costumbres”, menciona Michael.

 Cuatro años han pasado desde su  visita a Asturias, han conocido diversas culturas, se han encontrado con personas maravillosas, probado los sabores de la comida de Estambul y Yucatán, sentido el clima de Islandia y conocidola CiudadBlancade Bolivia. Han sacrificado dinero y tiempo con su familia, pero a la larga, es algo que vale la pena por que son experiencias únicas que, en un futuro, les contarán a sus nietos.

 Por Rodrigo Aranda.



Volver arriba