Nueva York

La Gran Manzana es el hogar de Broadway, Wall Street, Times Square, el MoMa, el Museo Guggenheim, el Empire State y la Estatua de la Libertad, sólo por nombrar algunos de los lugares icónicos de esta urbe.

Manhattan vibra con historia moderna mientras los taxis amarillos llenan las concurridas calles y neoyorkinos con turistas se mezclan en las aceras. Debajo de ellas, el famoso metro (subway) es la mejor opción para conocer el verdadero pulso de Nueva York.

Para los amantes del arte, los museos contienen piezas de arte históricas de todos los rincones del planeta y Broadway es hogar de las mejores puestas en escena del mundo: de una esquina a otra podemos entrar a una obra protagonizada por Idina Menzel, Ricky Martin, Ian McKellen o Hugh Jackman.

Los mejores restaurantes en Estados Unidos convergen en Manhattan y también los mejores platillos que has comido en un puesto ambulante.

Si te cansas de lo cosmopolita del “downtown”, es fácil tomar el metro al sur de la isla para visitar Little Italy y comer los mejores canolis en Estados Unidos o toma un paseo por The Village y el área universitaria. El término “hipster” no es suficiente para describir a los jóvenes que pasean por el parque a Washington a los alrededores de NYU (Universidad de Nueva York).

-Lleva ropa cómoda y zapatos para caminar, te recomendamos cuando menos un conjunto de ropa de noche si vas a ir al teatro o a cenar. Si llevas un backpack, procura que no llame mucho la atención.

-Busca un hotel lo más cercano que puedas al Central Park o a Times Square. Si viajas con amigos hay varios hostales para jóvenes en el “upper west side”, lugar donde también hay gran cantidad de “pubs” irlandeses para visitar.

-Manhattan esta diseñada para no perderse, es fácil ubicarse en el mapa. Recomendamos caminar o tomar el metro para distancias mayores. No rentes coche, perderás más tiempo del que vale la pena.

-No te puedes perder el Museo de Historia Natural, El MoMa, el MET y el Guggenheim. Si de obras de teatro se trata, busca boletos para algún clásico como El Rey León o el Fantasma de la Ópera.

Etiquetas: