Transmitir emociones al público, lo más importante

1 / 5


Tres de las bailarinas que participarán el 11 y 12 de este mes, en el Teatro Peón Contreras, en la segunda edición de la Gran Gala de Ballet


El bailarín Domingo Rubio manifiesta que en la danza la técnica más depurada no sirve de nada si el ejecutante no logra mover las fibras sensibles de los espectadores. He visto bailarines que al terminar su ejecución entre el público no pasa nada.

De ahí que siempre me haya preocupado porque las emociones se hagan presentes en el bailarín y las pueda transmitir al público.

Domingo Rubio es el invitado estelar por segunda ocasión de la Gran Gala de Ballet que se realizará el 11, a las 9 p.m., y 12, a las 6 p.m.,  de este mes en beneficio de Impulso Universitario.

Domingo precisa que esa  idea la ha querido compartir con las bailarinas a las que acompañará por primera vez, para que comprendan la importancia de este elemento en la ejecución.

Aunque no ha bailado junto a ellas anteriormente, indica que hay un buen entendimiento, pues las conoce desde hace muchos años, desde niñas, dadas las constantes visitas que ha hecho a Mérida invitado por el Centro de Arte Bertha de la Peña para participar de diversas galas.

Esto permite que haya confianza y la sonrisa sea sincera cuando nos miramos a los ojos, por ejemplo, subraya.

El bailarín recuerda que desde la década de los 80 comenzó a venir a Yucatán y confiesa que es el único de su generación que sigue bailando.

Impulso Universitario atiende en la actualidad a más de 380 becarios en Mérida, Valladolid,  Oxkutzcab y Tizimín.
Durante el año tendrán varias actividades conmemorativas por el decimoquinto aniversario de la asociación civil.

 




Volver arriba