Su meta: “el mejor espectáculo”

Bailarines de la Compañía Nacional de Danza en un ensayo del programa que presentaron en noviembre pasado en Bellas Artes, con motivo de los 50 años de la agrupación

Cita con la CND el viernes 21, en el Teatro Manzanero

Cuando regrese a Mérida este mes con la Compañía Nacional de Danza (CND), la maestra Laura Morelos lo hará con el recuerdo de haber encontrado aquí al público “más conocedor que hemos tenido” en el tiempo que lleva como directora de la agrupación.

Las funciones que se ofrecieron en octubre en el Festival Internacional de la Cultura Maya fueron “de las más bellas que tuvimos en el año”, asegura al Diario.

“El público de Mérida reaccionó bellísimo, conocían si (los bailarines) hacían una pirueta bonita… Realmente nos sorprendimos”.

Al encuentro de esos espectadores irá la CND en su actuación del próximo viernes 21, a las 9 p.m., en el Teatro Armando Manzanero.

Laura Morelos ofrecerá, un día antes, una clase magistral a alumnos de ballet.

El programa, como ya informamos, incluye algunas obras que se presentaron en octubre pero también otras diferentes, entre ellas “Mono Lisa”, de Itzik Galili, y “Sinfonía para nueve hombres”, de James Kelly. “Mono Lisa” es “un dueto muy fuerte” que “no se había visto en México” y se baila sobre los sonidos de una máquina de escribir, explica la directora.

En el elenco también repetirán bailarines que visitaron la ciudad en el Festival de la Cultura Maya y otros a los que por primera vez se verá actuar en Mérida con la CND. Es el caso de Mayuko Nihei, quien el 1 de octubre fue ascendida a primera bailarina. “Para llegar a ser primer bailarín se necesita llenar muchos requisitos”, señala la directora. “Se necesita tener una estrella para estar en el escenario, que brilles por arriba del cuerpo de baile, un ángel, un talento especial, que con sólo estar parado puedas atraer la atención de la gente”.
“Después, una técnica que respalde el hecho de que seas primer bailarín. Para mí es muy importante que sea una persona comprometida con su trabajo, su carrera, que cuide su cuerpo, de manera que los bailarines que ven hacia arriba comprendan que esa persona es talento, disciplina y entrega. Ayuda a la compañía poniendo un ejemplo de disciplina, amor, entrega, superación”.

La directora destaca que tienen la obligación de presentar siempre el mejor espectáculo, sin importar quién los contrate o dónde actúen. “La reputación es nuestra… Incluso si bailamos en un teatro o una plaza es el nombre de la Compañía y (el Instituto Nacional de) Bellas Artes que debemos honrar”.
La CND ha tenido en Juan Carlos Lomónaco, director titular de la Sinfónica de Yucatán, a un cercano colaborador —ha conducido a orquestas que han acompañado las presentaciones de la agrupación— y Laura Morelos espera que esa relación continúe.

Así que, aunque por ahora no hay un proyecto de la CND que involucre a la OSY, uno de ese tipo “suena muy enriquecedor”.— Valentina Boeta Madera




Volver arriba