Será una explosión rusa

La OSY el viernes y domingo con el piano de Quintana

Los maestros Juan Carlos Lomónaco y Edison Quintana, director de la OSY y pianista invitado

Como un tigre frente a su domador, así es la relación del pianista Edison Quintana con la obra “Concierto para piano No.2 Op.16″, de Sergei Prokofiev, que tocó por primera vez hace 50 años y que este fin de semana volverá a interpretar con la Orquesta Sinfónica de Yucatán (OSY).

El maestro nacido en Uruguay, donde debutó a muy corta edad (tiene más de 60 años de trayectoria), es el solista invitado de la OSY para la gala denominada “Pequeña Rusia”.

El anuncio se hizo ayer en rueda de prensa en la que, además del maestro Quintana, estuvieron Adolfo Patrón Luján, presidente del patronato de la OSY; Miguel Escobedo Novelo, director de la Figarosy, y Juan Carlos Lomónaco, titular de la OSY.

El maestro Lomónaco, además de destacar la trayectoria del maestro, señaló que “Pequeña Rusia” es un programa hermoso en el que se incluyen tres piezas de tres maestros rusos.

La primera pieza que se escuchará será “Kamarinskaya”, de Mikhail Glinka, que según el director de la orquesta introdujo el folclor ruso a la música de los conciertos. “Es la pieza que se escucha cuando los bailarines bailan de cuclillas”.

La segunda interpretación será el “Concierto de Profokiev”, que interpretará el maestro Edison Quintana, una pieza que, a su juicio ha sido injustamente relegada.

Mencionó que poca veces es interpretada, debido a que el Concierto No. 3 es más popular. “Es magnífico”, dijo tras recordar la historia de que la composición original se perdió en un incendio y Profokiev la rehizo rescatándola de su memoria.

El maestro señaló que esta pieza en particular la ha tocado varias veces, desde que la interpretó por primera vez hace 50 años en Uruguay. “La experiencia de interpretarla es casi como la de un domador con un tigre”, dijo.

El maestro Quintana expresó estar maravillado de tocar en Mérida en el teatro José Peón Contreras.

Recordó que cuando llegó a México por primera vez en 1976 y fue testigo de la construcción de grandes teatros se sintió apabullado. “En México uno va a cualquier ciudad del país y se encuentra con salas impresionantes”.El maestro también indicó que se encuentra en su mejor momento y que el piano siempre ha sido un instrumento agradecido, pues a pesar de que pasan los años uno puede seguir tocando, cosa que no pasa, por ejemplo, con los bailarines o cantantes que tienen una carrera corta.- Iván Canul Ek

Programa 4 | Detalles

México, un país privilegiado por sus numerosos teatros repartidos en todo el país.

Contraste

En Uruguay se quemó el teatro sede de la orquesta EN 1971, pero se reinauguró hasta 2012, comenta Quintana.

Mucho folclor

La última pieza de la gala será “Sinfonía No.2, Op.17 ‘Pequeña Rusia’”, de Piotr Ilych Tchaikovs ky, una obra que el maestro Lomónaco describe como de “mucho folclor ruso”.




Volver arriba