Observan tendencia de género en mensajes sexuales

Los chicos tachan de "beatas" a las que no los envían

El "sexting" refleja los estándares morales de otros contextos

NUEVA YORK.- El número de adolescentes o niños pequeños que envían fotos o vídeos sexualmente explícitos de ellos mismos (“sexting”) aún no se conoce.

En nuevo estudio de la Universidad de Michigan, los investigadores encuestaron a 51 niños y adolescentes de 12 a 18 años de edad de las áreas urbanas de Atlanta, la ciudad de Nueva York y Denver. Alrededor de la mitad de los encuestados eran chicas.

De los 43 niños que respondieron al cuestionario con preguntas abiertas, nueve dijeron que habían enviado mensajes sexuales de sí mismos. Casi la mitad de los encuestados (sobre todo los chicos) dijeron que habían recibido mensajes sexuales, reportan los investigadores, que son citados por la agencia HealthDay News.

Los niños añadieron comentarios sobre los mensajes sexuales y sobre si éstos revelaban un interés sexual. Una chica escribió: “Si un chico quiere tener algo contigo, te envía fotografías de sus partes íntimas o una foto desnudo”. Un chico escribió: “Sé que puedo conseguirlo” con las chicas que le enviaban mensajes sexuales.

Son juzgadas

Algunos dijeron que los mensajes sexuales no eran “nada importante”, mientras que otros juzgaban a los que enviaban mensajes sexuales y también a los que no lo hacían. “Esto es común solo entre las chicas con reputación de ‘promiscuas’”, escribió un joven de 18 años.

Otro criticó a las mujeres por enviar mensajes sexuales, pero advirtió que “yo no las detendré”.

Sin embargo, las mujeres que no enviaban mensajes sexuales también eran juzgadas. Los chicos decían de ellas que eran “creídas”, “beatas” y mojigatas.

“Éste es el mismo tipo de estándar moral doble que hemos observado en contextos tradicionales”, apunta Scott Campbell, profesor asociado de Estudios de la Comunicación de la Universidad de Michigan y coautor del estudio.

David Finkelhor, director del Centro de Investigación sobre los Crímenes contra los Niños de la Universidad de Nueva Hampshire y coautor del estudio de 2011, considera que los resultados no son demasiado novedosos.En el panorama general, “los mensajes sexuales son en realidad sólo una parte pequeña del problema de la toma de decisiones sexuales de los adolescentes”. “Los grandes elementos son la toma de decisiones sobre el consentimiento y la agresión, el consumo de alcohol, el coito y el uso de anticonceptivos”.



Volver arriba