El dolor de espalda se asocia al trabajo

Los hombres son más propensosa presentarlo

El dolor de espalda baja es motivo de discapacidad global

NUEVA YORK (HealthDay News).- Estudios recientes indican que una de cada diez personas sufre de la espalda baja y esto se debe a tipos específicos de trabajo.

Una mayor edad, un nivel educativo bajo, la obesidad, estar estresado, la ansiedad y la depresión, además de los trabajos que requieren levantar pesos significativos y son extremadamente estresantes, son factores que aumentan el riesgo de presentar dolor en la espalda baja, apunta Damian Hoy, integrante principal de investigación de la Facultad de Salud de la Población de la Universidad de Queensland, en Australia.

“El dolor de espalda es la principal causa por la que no se va al trabajo en Estados Unidos”, revela el doctor Anders Cohen, jefe de Neurocirugía y Cirugía de la Columna del Centro del Hospital de Brooklyn, en Nueva York.

En uno de sus estudios, Hoy y sus colaboradores hallaron que el dolor de espalda baja ocasiona más discapacidad global que ningún otro problema de salud estudiado. El dolor de espalda afectó al 9.4 por ciento de las personas en 2010, mostró el análisis.

Los hombres eran más propensos que las mujeres a sufrir de dolor de espalda. Un promedio del 10 por ciento de los hombres tenía dolor de espalda, frente al 8.7 por ciento de las mujeres.

El dolor de espalda también varió significativamente según el área geográfica. “La prevalencia fue más alta en Europa occidental, seguida del norte de África y Oriente Medio, y la prevalencia más baja fue en el Caribe, seguido de Centroamérica”, precisa Hoy.En Europa occidental, la prevalencia promedio del dolor de espalda fue de un 15 por ciento, y en la región del norte de África y de Oriente Medio, del 14.8 por ciento. Las tasas más bajas se hallaron en el Caribe, donde la tasa de prevalencia fue del 6.5 por ciento, y en Centroamérica, donde fue del 6.6 por ciento. La prevalencia de dolor de espalda baja fue del 7.7 por ciento en las áreas de altos ingresos de Norteamérica.

Unos niveles más altos de ejercicio, una estatura más baja, unos umbrales de dolor más altos y un menor acceso al seguro médico podrían ser los motivos de que los países en desarrollo reportaran unas tasas ligeramente más bajas de dolor de espalda baja, sugiere Hoy.

Un segundo estudio, realizado por investigadores en Australia y Estados Unidos, observó datos de 187 países entre 1990 y 2010. Poco más de una tercera parte de toda la discapacidad relacionada con el trabajo se vinculaba con el dolor de espalda baja, halló el estudio.El riesgo de dolor fue casi cuatro veces mayor en las personas que trabajaban en la agricultura, en la crianza de animales, en la silvicultura, la pesca y la cacería en comparación con otras profesiones, reporta un equipo liderado por el doctor Tim Driscoll, de la Universidad de Sídney, en Australia.Las personas que trabajan en producción, los jornaleros y los operadores de equipo de transporte tenían un riesgo un 54 por ciento más alto de dolor de espalda baja, mientras que los trabajadores de servicios tenían un riesgo un 47 por ciento más alto, según el estudio. El trabajo de oficina se asoció con las tasas más bajas de dolor de espalda baja.Mantenerse en forma es una de las mejores maneras de prevenir el dolor de espalda, según Cohen. “El adulto joven promedio podría ser atlético y estar en bastante buena forma”, declara. “Una vez que se tiene trabajo, quizá no se mantenga el nivel normal de forma física, y si eso se combina con el envejecimiento y con el hecho de hacer mucho ejercicio el fin de semana se termina en una situación que no es buena para la espalda”.Es importante mantener la fuerza central (abdominal) y la flexibilidad para mantener la espalda sana.Para las personas que sufren de dolor en la espalda baja, la doctora Rachelle Buchbinder, coautora del estudio de Hoy y profesora de Epidemiología y Medicina Preventiva de la Universidad de Monash, en Australia, ofrece sugerencias a los médicos.”Para el dolor de espalda no específico (que explica la mayoría de casos de dolor de espalda) la gestión basada en la evidencia conlleva consolar con el pronóstico favorable, aconsejar que se continúe con las actividades usuales y que se permanezca activo, y la receta de analgésicos sencillos según sea necesario”.Tanto la doctora Buchbinder como Cohen consideran que con frecuencia la cirugía no es necesaria. “Con las poblaciones que envejecen y crecen, el dolor de espalda baja es una enorme carga en los países en desarrollo”, apunta Hoy. “Se predice que aumente sustancialmente en las próximas décadas y probablemente tendrá un impacto enorme sobre el sustento de los individuos, los sistemas de atención de salud y las economías”.Ambos estudios aparecen en la edición en línea del 24 de marzo de la revista “Annals of the Rheumatic Diseases”.

Dolor | Consejos

La doctora Rachelle Buchbinder da sugerencias para tratar a estos pacientes.

Recomendaciones

La profesora de Epidemiología y Medicina Preventiva de la Universidad de Monash aconseja que se continúe con las actividades usuales y que se permanezca activo, y se prescriban analgésicos simples según sea necesario.




Volver arriba