Reviven la esencia de la Navidad en Palestinos

Misa y convivencia familiar en el club deportivo del Sur

Con motivo de la Navidad, como lo ha hecho desde hace 38 años, el Club Deportivo Palestinos, ahí en la calle 42 con Periférico Sur, realizó la mañana del domingo la convivencia anual de familias de sus deportistas afiliados en la amplitud de sus canchas.

Una misa que presidió el presbítero José Sacramento Ávila abrió los festejos. En su homilía recordó a los jóvenes, sus padres y sus hermanos cuál es el sentido cristiano de la Navidad. Alegría y esperanza. Certidumbre de un don de los cielos.

Participar en el banquete eucarístico es la primera señal de convivencia en esta comunidad de deportistas, justa señal de gratitud a Dios, antes de pasar a la humana alegría que se organiza cada año con donativos de comerciantes amigos de la institución. Vino después la tradicional taqueada con la “bestia”, esa cochinita que alegra las mañanas domingueras.

Acto seguido, tras la actuación del tío Salim, payasos y otros pequeños actores, se rompieron algunas piñatas para el regocijo de los más pequeños, los futbolistas entre 5 y 9 años. Asimismo, se rifaron 10 bicicletas y numerosos regalos.

“Lo más importante de este festejo”, señaló el maestro Antonio Osorio Vázquez, fundador y promotor principal del Palestinos, “descansa en el instante en que padres de familia y deportistas experimentan los lazos que los unen en una atmósfera de alegría sana, expansiva”.

Esa misma atmósfera es la que se trata de generar en los partidos normales, cuando los padres son invitados a que asistan para animar a sus vástagos y hagan suyos sus anhelos juveniles.

Durante la convivencia, los deportistas recordaron las actividades realizadas durante el año que está a punto de terminar: la aproximación del Palestinos a grupos de ancianos que fueron “adoptados” como abuelitos, la campaña de reforestación en colonias del Sur (actividad que realizan desde 30 años atrás) y el tradicional concurso de altares de difuntos en noviembre pasado.

Se enfatizó también la misión permanente del Palestinos en la conflictiva zona de la ciudad donde milita. Hacer del deporte el ariete contra los vicios que suelen atrapar a los adolescentes.

Utilizar el fútbol como escudo ante la drogadicción que es un azote constante en las colonias populares.- Jorge H. Álvarez Rendón




Volver arriba