Resultó mejor de lo que creía

El padre "Manito" Menéndez está "lleno de gratitud"

El padre "Manito", a cargo de la capilla del Beato Juan Pablo II

Para el padre Jorge Carlos Menéndez Moguel es cierta la respuesta que Jesús da a los apóstoles cuando le preguntan qué recibirán por dejar todo para seguirlo: “Todo aquel que haya dejado padre, madre, hijos por mí y por el Evangelio recibirá el ciento por uno aquí en la Tierra”.

El sacerdote, a cargo de la capilla del Beato Juan Pablo II, en el fraccionamiento Las Américas, se refiere así a la gratitud que experimenta por 25 años de vida sacerdotal. “Creo que hemos recibido de Dios y de la gente el 1,000 por uno aquí en la Tierra por lo que hemos dejado”.

A 25 años de su ordenación, que se cumplen mañana sábado, el padre “Manito” confiesa que “me imaginaba que cuando me ordenaran sacerdote iba a ser muy feliz, pero ha superado esto con creces; por lo tanto, llego a los 25 años pletórico de gratitud, en primer lugar por el amor y misericordia de Dios.

“Todo lo que Dios me ha regalado, todo lo que Dios me ha concedido, todas las oportunidades para crecer que Dios ha puesto en mi vida inmerecidamente…

“Llego a los 25 años lleno de gratitud por tanta gente que Dios ha puesto en mi camino, de todas las condiciones sociales, de muchas comunidades en las que me ha tocado prestar servicios. Llego lleno de gratitud por ser testigo de lo que Dios ha hecho a través de nuestro servicio sacerdotal, de las maravillas que le he visto hacer a Dios”.

El padre Menéndez Moguel recibió el Orden Sacerdotal junto con los padres Juan Pablo Mex Caamal, Jorge Carlos Patrón Wong y José Luis Sobrino Navarrete (que en paz descanse), el 12 de enero de 1988 en Catedral de manos del arzobispo monseñor Manuel Castro Ruiz.

En charla con el Diario sobre su aniversario, el padre “Manito” afirma que “me falta mucho y sé que tengo que esforzarme más todavía”.

“También llego lleno de esperanza para seguir colaborando con mi granito de arena en la construcción de una comunidad de hijos de Dios que se respeten, se amen, que se ayuden y por los retos que hoy la Iglesia afronta, particularmente en el trabajo a favor de la familia”.

Estímulo

“Me estimula y me sostiene la fraternidad sacerdotal, trabajar unido con mis hermanos sacerdotes y el pueblo de Dios, los retos, las exigencias, las necesidades que la comunidad nos va presentando; el afecto y el cariño”.

Entre sus mayores satisfacciones está la construcción de la iglesia de Cristo Resucitado, la actividad a favor de los divorciados vueltos a casar, su labor docente en el Seminario, la colaboración con la formación de diáconos permanentes y su paso como asistente diocesano de los Cursillos de Cristiandad y de las Jornadas de Vida Cristiana.- Claudia Sierra Medina; [email protected]

“Manito” | Perfil

Nació el 7 de septiembre de 1961 en Mérida, hijo de Jorge Carlos Menéndez Torre y Margarita Moguel Guzmán (que en paz descanse).

Familia

Es hermano de Luis Humberto, José Antonio, Francisco Javier, Margarita María y Martha María.

Formación

Cursó la licenciatura y el doctorado en Teología Moral.

Aficiones

El cine, pero, como tiene pocas oportunidades de ir a las salas, alquila o compra las películas. También, el béisbol de Ligas Mayores y el fútbol americano (sus equipos favoritos son los Astros de Houston y los 49 de San Francisco). “Toda la vida” le ha ido al América.




Volver arriba