Remedio sin cirugía

Novedoso método para corregir el pie equinovaro

La corrección del pie equinovaro, un defecto de nacimiento, se realizaba con cirugía como primera opción, pero actualmente se promueve el uso de la técnica de Ponseti, que permite mejores resultados sin las secuelas que representa el primer método.

Este tratamiento resulta innovador en Yucatán, pues a pesar de que desde hace 50 años se comenzó a practicar por el creador de la técnica el doctor Ignacio Ponseti, no es muy utilizado aún, y en la entidad fue en 2007 cuando se comenzó a trabajar el método en el Hospital de Ortopedia de la Cruz Roja Mexicana.

Los resultados del seguimiento a los casos que el doctor Ponseti ha atendido durante medio siglo muestran que se trata de una técnica exitosa, menos invasiva y sin secuelas como sucede con la cirugía tradicional, indica el doctor Adolfo Rocha Geded, ortopedista pediátrico y director del hospital.

Capacitación

El médico especialista cursó estudios en Iowa para aprender y aplicar esta técnica, la cual asegura debería ser actualmente la primera opción de tratamiento, pero en muchos hospitales se sigue utilizando la cirugía con las repercusiones que esto tiene para el paciente.

Explica que el pie equinovaro es una deformación de nacimiento de origen genético, en la que el pie está torcido hacia adentro e invertido hacia abajo, si no se corrige el pie se queda en dicha posición y la persona aparenta caminar sobre los tobillos, pues es el único punto que tienen de soporte.

La operación

Con la cirugía, el método más usado, se tiene que abrir todo el pie con bisturí del talón hasta los dedos para ir cortando y liberando los tendones hasta que el pie se alinee en la posición natural. Esto trae consecuencias como una atrofia muscular, cicatrices retráctiles que son feas y dolorosas, y muchas veces se requiere de otras cirugías, aunado a que la extremidad no obtiene la funcionalidad total que debería tener.De ahí que el doctor Rocha Geded al conocer y adentrarse en la técnica de Ponseti se prometió a sí mismo no volver a hacer una cirugía para corregir este problema.Y es que detalla las ventajas son múltiples, pues se reducen los costos en comparación a la cirugía, se logra que el paciente tenga una movilidad igual a la de cualquier otro niño sano y no hay sufrimiento ni cicatrices.

El método Ponseti es muy sencillo, una manipulación por medio de maniobras gentiles, la colocación de yeso por períodos cortos y, como soporte posterior, el uso de férulas.

Esto se puede efectuar en bebés de tan sólo unas semanas de nacidos, pues mientras más pronto sea el tratamiento la respuesta es mejor y se logra corregir el problema en menos tiempo.

Yesos aliados

Generalmente se requiere de colocar al paciente cinco yesos por períodos de una semana, o en casos muy favorables tres yesos.

En cada cambio de yeso el médico realiza la manipulación gentil de los pies para lograr que paulatinamente el pie tome una posición natural.Después de esto, se requiere hacer una incisión pequeña para liberar el tendón de Aquiles, el cual usualmente no se logra corregir con el yeso.

El médico dice que es mínimamente invasiva, no deja cicatriz, ni causa dolor.

Luego los pacientes tienen que usar una férula, que en realidad son zapatos especiales hechos de piel muy suave y sujetos a una barra de metal que obligan a mantener los pies en determinada posición. Esta férula deben usarla al principio 23 horas al día, y luego se va reduciendo el número de horas hasta que sólo se usa durante la siesta y la noche.

Su uso es necesario, ya que al tratarse de una enfermedad genética el cuerpo tiende a regresar el pie a la posición torcida. Usando la férula se evita esto. Es hasta los cuatro años en promedio que se deja de utilizar.

Este tipo de férulas ya se hacen en Mérida, hay algunas que les dona una asociación de Estados Unidos, y que ellos entregan a las personas de escasos recursos que no pueden pagarla. Lo mismo sucede con el tratamiento, aunque el gasto es menor, pues sólo se cobra el material para colocar el yeso. Hay personas que no pueden pagarlo, y personal de servicio social de la Cruz Roja realiza el estudio socioeconómico para ayudarlos, pues “no queremos que la falta de recursos sea el impedimento para que dejen a un niño sin el servicio”, afirma el galeno.Indica que se debe promover la técnica de Ponseti, y animar a más médicos a capacitarse en ella.Destaca que aunque es una técnica sencilla hay que saber cómo aplicarla, pues de otra forma no se logran los resultados.En el marco del Congreso Internacional de Ortopedia Pediátrica que cada año se realiza en el país, se ofrecen cursos de capacitación.En el Hospital de Ortopedia de la Cruz Roja se reciben entre seis y ocho pacientes con este problema a la semana, tanto bebés como niños de hasta siete años, aunque de acuerdo con los estudios del doctor Poseti el tratamiento es efectivo en adultos.- Iris Ceballos Alvarado




Volver arriba