¡Santos ladridos!

Asistentes a una de las misas que se oficiaron ayer en la iglesia de San Antonio Abad de Madrid con la asistencia de fieles y sus mascotas

Países de tradición católica cumplieron ayer con la práctica de bendecir animales en el marco de la fiesta de su patrono, San Antonio Abad.

Iglesias del mundo vieron aumentar su feligresía en la jornada con asistentes peludos, con garras, plumas y caparazón, que al final de las misas fueron asperjados con agua bendita.

En Xochimilco, la iglesia de San Bernardino de Siena recibió a borregos, aves, perros y gatos, a los que, como señala la costumbre, se les colocaron listones de colores.

Antonio Abad fue un monje que vivió en el desierto, donde se acompañó de animales.

En la mira

La costumbre de llevar mascotas a las iglesias para que reciban la bendición el 17 de enero, fiesta de San Antonio Abad, patrono de los animales, se remonta a 1628




Volver arriba