Proclaman la resurrección

Cientos de fieles participan en la Vigilia Pascual

El arzobispo Emilio Carlos Berlie Belaunzarán enciende el Cirio Pascual en la entrada de la Catedral

“Ese mismo cuerpo de Jesús, que sufrió tanto por nuestra redención ahora podemos proclamar que ¡ha resucitado!”, expresó el arzobispo monseñor Emilio Carlos Berlie Belaunzarán en la Vigilia Pascual que presidió anoche en la Catedral.

“Que el amor a Cristo ocupe cada día un mayor espacio en el corazón del creyente, de tal modo que pueda cada uno, cada día, proclamar la victoria Pascual de Cristo en el propio corazón”, indicó el prelado en la misa de resurrección que congregó a varias decenas de creyentes.

Con la música del Gloria, la iluminación completa de la Catedral y con el sonido de las campanas se anunció la Resurrección de Cristo.

Como es tradición, la ceremonia comenzó a las nueve de la noche, en el momento en que monseñor Berlie encendió el fuego nuevo en el umbral de la puerta del Perdón y marcó el cirio Pascual.

La Catedral se mantenía a obscuras y se fue iluminando cuando los feligreses encendieron sus velas al paso del prelado que llevaba el cirio.

En la homilía expuso que la celebración tenía dos vertientes: el gozo, por el don de Cristo y la decisión, en respuesta al don de vitalizar las promesas bautismales.

Explicó que la Iglesia reconoce que la gracia del Bautismo es un morir del pecado para resucitar con Cristo.

Aclaró que esto no se realiza por una ceremonia, sino por una firme decisión de un “crucificarse con Cristo”, un morir al pecado, un sepultar el mal en la propia vida, en su radicalidad evangélica.

“Festejemos hoy la fiesta de la vida, de la alegría, del gozo, del triunfo” reiteró.

Con el arzobispo Berlie Belaunzarán concelebraron la misa los canónigos Gaspar Arceo Castillo, rector de Catedral; José Antonio Flores Cervera y el ceremoniero Juan Pablo Moo Garrido.- Claudia Sierra Medina




Volver arriba