Misa Crismal en Catedral

Bendicen óleos de los enfermos y a los catecúmenos

El arzobispo de Yucatán, monseñor Emilio Carlos Berlie Belaunzarán, al presidir la bendición de los Santos Óleos, ayer en la Catedral

“Jesús es el Buen Pastor, es nuestro verdadero tesoro; no lo borremos de nuestra vida, enraicemos cada vez más nuestro corazón en Él”, pidió el arzobispo de Yucatán, monseñor Emilio Carlos Berlie Belaunzarán, a los consagrados a Dios en la Misa Crismal y de renovación de promesas sacerdotales que presidió ayer por la mañana en Catedral, como parte de las actividades de la Semana Santa.

“Hemos sido llamados por Dios y llamados para permanecer con Jesús, unidos a Él”, reiteró el prelado en la concurrida celebración, en la que fueron bendecidos los óleos de los enfermos y a los catecúmenos, y fue consagrado el Santo Crisma.

A la Eucaristía asistieron doscientos integrantes del presbiterio yucateco, entre sacerdotes y diáconos. En la homilía, el Arzobispo recordó las palabras de Jesús: “No son ustedes los que me eligieron a mí, sino yo el que los eligió a ustedes”.

“Por eso un obispo, un sacerdote, un consagrado, una consagrada, un seminarista no puede ser un desmemoriado. Ninguno de nosotros puede perder la referencia esencial del inicio de su camino”. Después de la homilía, los sacerdotes renovaron sus promesas como signo de disponibilidad para servir al Pueblo de Dios, en comunión con el Arzobispo.

La renovación se realizó por medio de respuestas a las preguntas que formuló el prelado. Después, los 14 sacerdotes titulares del mismo número de decanatos renovaron sus promesas.

Los óleos fueron presentados al altar en crismeras y bendecidos por monseñor Berlie Belaunzarán.

El Arzobispo concelebró con los vicarios monseñor Joaquín Vázquez Ávila, general de la Arquidiócesis, y presbítero Melchor Trejo Alvarado, del Clero, y los canónigos de la Catedral Metropolitana, entre otros.

Antes de la celebración en Catedral, en la iglesia de Nuestra Señora de la Consolación (Monjas) el Arzobispo dirigió la acostumbrada reflexión anual a los presbíteros. Les agradeció su esfuerzo por asistir a las actividades, a pesar de las distancias que varios de ellos tuvieron que recorrer para hacerlo.- Claudia Sierra Medina

Misa | Detalles

El presbiterio yucateco está formado por 260 sacerdotes y diáconos.

Gracias

El Arzobispo agradeció por la invitación que les hizo Dios. “Es fundamental servir mejor, con más entusiasmo y alegría”.




Volver arriba